Un Concierto Redondo llega a Neuquén: otra manera de disfrutar del pogo más grande

La Sinfónica del Rock propone sus versiones para orquesta de las canciones de la banda del Indio, Skay & Cía. Antes del concierto de esta noche en el Cine Teatro Español, su creador, Mario Esteban, habló con “Río Negro”.



Las fotos que ilustran esta nota dicen mucho, pero no suficiente. Por ejemplo, no dicen que están tocando canciones de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota. Sí, así , tan prolijamente vestidos y ubicados con sus instrumentos de orquesta sinfónica y una batuta. Las fotos dicen mucho, pero no todo es como se ve y tampoco como se oye. Lo que vemos en estas fotos y veremos, pero sobre todo oiremos, esta noche, a las 21, en el Cine Teatro Español de Neuquén, es “Un Concierto Redondo”, el homenaje sinfónico a la banda del Indio, Skay & Cía., ideado, dirigido y arreglado por Mario Esteban.


La Sinfónica Rock es una orquesta reunida con el propósito de versionar a Los Redondos, no existía antes. Todo surgió allá por 2001, cuando Esteban comenzó a juguetear en su casa con unos arreglos para piano de canciones de Los Redondos con el único objeto, por entonces, de despuntar el vicio musical con una de sus bandas preferidas. Esas canciones eran “Vencedores vencidos”, “El arte del buen comer” y “Queso ruso”. Las grabó de manera casera y unos años después, por sugerencia de unos amigos, las compartió en Taringa! A mucha gente le gustó y lo descargó. Entre toda esa gente, había un productor teatral de Mar del Plata que le sugirió llevarlo a escena.

“El productor puso a mi disposición una orquesta de cuerda, un coro mixto más el un piano”, le cuenta Mario Esteban a “Río Negro”. “Con todo eso terminé de darle forma a un espectáculo de unos veinte temas que se estrenaron en Mar del Plata en 2011. Volví a Buenos Aires entusiasmado con el proyecto, por lo que contraté a músicos sesionistas para montarlo acá. Esos sesionistas se convirtieron afortunadamente para mí en músicos estables de este proyecto”.
Desde entonces, versionaron más de cuarenta temas de Los Redondos, veinte de los cuales formarán parte del repertorio del concierto de esta noche.

P- ¿Cómo fuiste conformando los distintos repertorios?
R- No hubo nada previo, sólo un gusto personal por la banda. Si hilamos fino creo que encontramos muchos temas de “Un Baión para el Ojo Idiota” y “Lobo Suelto Cordero Atado”. Son discos que me gustan mucho. Pero, en general, el repertorio se pasea por toda la discografía de la banda. De ese repertorio, hay temas que son para piano solo, otros son para orquesta con piano, orquesta sola, coro con piano. Llevamos todas las combinaciones posibles. También hay dúos entre el violinista y el piano, entre la chelista y el piano. Lo que resulta de todo eso es bastante exótico y sugestivo.

P- ¿Con qué tipo de composición te encontraste cuando empezaste a llevar las canciones para el lado de la orquestación?
R- Se descubre una gran profundidad creativa, no sólo a nivel de la letras, sino también musical. Cuando las sacás de contexto, les sacás el timbre rock, las guitarras eléctricas, la batería y dejás la melodía despojada para arreglarla, advertís que son complejas, que el músico la tiene clara. Te encontrás con escalas exóticas, algunas de origen oriental. Decubrís que hay citas. Citas a melodías de películas.

P- ¿Qué fue lo más difícil del trabajo de orquestación de la música de Los Redondos?
R- Lo más difícil de todo fue llevar al coro la voz del Indio. El Indio tiene un registro de tenor bien agudo, crudo, filoso. Si lo querés levar a voces femeninas se complica porque termina siendo demasiado agudo. Hay subirlo todo una octava y quedás al borde de lo lírico. Cuando las arreglamos a coro tuve que bajarlas de tono. Son las únicas que están fiera de tono. Todo lo demás está en el tono original que eligieron Skay y el Indio.

P- ¿Qué pasa con el público?
R- Es un público que se copa y que va encontrando el equilibrio porque le gusta cantar, le gusta moverse, pero al toque se da cuenta hay que bajar un poco los decibeles para aprovechar lo que estamos proponiendo. Hay bullicio, hay gritos y nosotros los sostenemos como podemos (risas), a veces se nos complica seguir el patrón rítmico.

La Sinfónica Rock no sólo llega por primera vez a la Patagonia. Es la primera vez que sale de Buenos Aires, a excepción del día en que estrenó el show, en Mar del Plata, y de una presentación, hace ya varios años en Mendoza.

Lo que tenés que saber del show

  • Día y hora: esta noche, a las 21
  • Lugar: Cine Teatro Español (Av. Argentina 235, Neuquén)
  • Entradas: Platea A $ 750, Platea B $ 600. Platea A Bis $750 (agotadas)
  • Puntos de venta: Vynils Rock (Alcorta 115, Neuquén) y El Pozo Rock (Villegas 149, Cipolletti). En puerta, desde las 19

“Clics modernos”: la difícil tarea de orquestar una obra increíble

En 2015, la Sinfónica del Rock hizo un paréntesis ricotero para meterse en “Clics Modernos”, la obra vanguardista que Charly García grabó en 1983.
“Charly es otro mundo”, dice Mario Esteban. “Un tipo con una cabeza impresionante. Ahí encontrás mucho conocimiento académico de la música”, reconoce.
¿Con qué se encontró cuando se sumergió en el disco? Responde Esteban: “Lo novedoso fue que la máquina de ritmos que usó la tiene en un determinado distinto a los instrumentos. Hay canciones que están con fase de amalgama, con compases de cuatro, después de tres, de cuatro de tres… lo hace muy irregular. Pero la máquina que mete Charly atrás es absolutamente regular, siempre en cuatro, entonces se cruza todo el tiempo con los instrumentos y te provoca una sensación de desequilibrio. Eso lo hace un disco magnífico”.

P- ¿Cómo fue llevarlo a la orquestación?
R- Nos volvimos locos (risas) porque sin las baterías electrónicas, la que se tuvo que cargar todo el ritmo fue la contrabajista, que llevaba toda la rítmica. Muy complejo, costó mucho porque era muy difícil, lo sacamos adelante y nos encantó como quedó.

Quién es quién en la Sinfónica del Rock

  • Idea, arreglos y dirección: Mario Esteban
  • Violín 1º: Pablo Pereira
  • Violín 2º: David Mendoza
  • Viola: Rubén Jurado
  • Violoncello: Lucía Gómez
  • Contrabajo: Marisa Hurtado
  • Piano: Damián Tepman
  • Guitarras: Luciano Sellan
  • Percusión: Ximena Gallina
  • Grupo vocal “Oigo voces”: Analía Castro, Carolina Fernández, Daniel Kolodzinski, Jonathan Tótoro, Marcela Campaña, María Laura Pantano, Nicolás Tindiglia y Ramiro Ávalos

Comentarios


Un Concierto Redondo llega a Neuquén: otra manera de disfrutar del pogo más grande