Un grupo de mujeres científicas desarrolla sensores para satélites

Están destinados al proyecto del satélite NAOS de la firma OHB en Italia. Se trata de la primera exportación de componentes en el área espacial que realiza Argentina al mercado europeo.

El INN tiene un nodo en Bariloche y otro en el Centro Atómico de Constituyentes que realiza varios trabajos y desarrollos. Foto: gentileza

El INN tiene un nodo en Bariloche y otro en el Centro Atómico de Constituyentes que realiza varios trabajos y desarrollos. Foto: gentileza

Un grupo de científicas del Instituto de Nanociencia y Nanotecnología (INN), que depende de la Comisión Nacional de Energía Atómica (Cnea) y el Conicet, desarrolla sensores solares gruesos de posición para la empresa estatal Invap destinado al proyecto del satélite NAOS de la firma OHB en Italia.  

Se trata de la primera exportación de componentes en el área espacial que realiza Argentina al mercado europeo.  

Durante la pandemia, este grupo trabajó sin cesar en los laboratorios del departamento Energía Solar y de Micro y Nanotecnología para avanzar con los sensores. 

“La fuente de potencia que necesitan los satélites son los paneles solares que siempre deben estar apuntando al sol. Sucede que cuando el satélite está en órbita alrededor de la tierra, a veces, no apuntan al sol directamente y requieren de sensores”, detalló Mónica Gladys Martínez Bogado, subjefa del Proyecto de Sensores.  

“Este sensor –continuó- es un dispositivo que va conectado a la computadora del satélite y lo que hace es decirle cómo debe corregir su posición con respecto al sol”.  

Este grupo de trabajo suma varios años de experiencia ya que participó con los sensores del primer satélite en 1995. Sin embargo, aclaran, no eran iguales a los actuales ya que se fueron mejorando e introduciendo variantes.  

El grupo de trabajo suma participó con los sensores del primer satélite en 1995. Foto: gentileza

“Los sensores se hacen de acuerdo al requerimiento de cada misión satelital. Nuestra veta espacial arrancó con la Cnea en 1994, con la misión SAC-A. En 1995 hicimos los primeros sensores en un pequeño experimento. La misión duró 8 meses. Todo anduvo muy bien así que eso nos abrió la puerta al tema espacial”, puntualizó Martínez Bogado. 

Poco después, participaron en el lanzamiento del SAC-D (Satélite de Aplicaciones Científicas) en 2011 y en las misiones recientes del Saoacom 1ª, en 2018, y 1B, en 2020. “Los sensores que estamos haciendo para Italia tienen un diseño parecido al 1A y 1B. Hace algunos días, también pusieron en órbita un satélite brasileño desde la India que lleva sensores desarrollados por nosotros en 2009. También los hicimos para Invap que, a su vez, hizo la exportación a Brasil”, puntualizó. 

Trabajo en plena pandemia 

El desarrollo de los sensores para Italia comenzó en agosto, en plena pandemia, a fin de cumplir con el contrato con Invap. En febrero se hizo un ensayo en España y recién la semana pasada, los sensores volvieron a Argentina para continuar con la etapa de fabricación que se retomaría en abril y finalizaría en seis meses. 

“Después vendrán los ensayos de calificación y aceptación hasta que finalmente los sensores viajen a Italia. No hay fecha prevista de lanzamiento del satélite que si bien desarrolla la firma Italiana es para otro país de Europa. No hay detalles de su función pero son proyectos de aplicación científica”, precisó Martínez Bogado. 

En la primera etapa de la fabricación del dispositivo, intervinieron cinco mujeres. Foto: gentileza

En la primera etapa de la fabricación del dispositivo, intervinieron cinco mujeres pero luego, otros profesionales varones se sumarán al trabajo.  

“Asumimos el compromiso de trabajar en condiciones de pandemia con todos los cuidados. Como la gente no iba a trabajar, hicimos un protocolo propio de trabajo para nuestro propio equipo de trabajo”, explicó.  

La investigadora del Conicet que trabaja desde 1993 en el Departamento de Energía Solar del INN destacó que “en el mundo, hay muy pocos países con desarrollo de industria espacial. En la región, somos nosotros además de Brasil”.  

En relación a la cantidad de mujeres abocadas a esta área de trabajo, reconoció que “por suerte, cada vez somos más. De hecho, la jefa de misión del Saocom por parte del Cnea era mujer. Es un terreno masculino pero hay muchas mujeres trabajando en la industria espacial”.  

Por último, consideró que el hecho de que “nos vengan a buscar de Europa, a través de Invap, quiere decir que estamos bien posicionados con respecto al desarrollo de sensores”. 


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Un grupo de mujeres científicas desarrolla sensores para satélites