Un llamado a la defensa del agua



NEUQUÉN (AN).- Desde una crítica aguda a las relaciones económicas y políticas que determinan los modelos productivos, Elsa Bruzzone, profesora de historia y especialista en geopolítica, pasó por el ciclo de conferencias Pensar la Nación, organizado por la secretaría de Extensión de la Facultad de Economía.

Los límites que deben plantearse al avance de las actividades extractivas sobre los recursos naturales y sobre el agua dulce en forma puntual, ese "petróleo azul" que llama a proteger frente a los sistemas contaminantes.

Sobre bases estadísticas, la especialista que pasó ayer por el Aula Magna de la universidad en el ciclo de conferencias en el que participaron disertantes de la talla de Aldo Ferrer, Luis Bilbao e Ivonne Bordelois, Bruzzone se refirió al tema que ha sido eje de sus últimas publicaciones: el agua como recurso estratégico.

Embebida en los temas de regionales, aseguró que la mina a cielo abierto -un sistema que depende de la inyección de 1.000 litros de agua por segundo- que se intenta instalar en Loncopué es contaminante y compromete el acuífero subterráneo. "Se usa cianuro y mercurio. Y si alguien dice que son inofensivos, le aclaro que con una pizca se muere una persona. Entonces, es falso el argumento de las mineras. Los que dicen que se puede controlar, están mintiendo", afirmó.

Explicó que "los pronósticos para el 2030 indican que 7.000 millones de seres humanos, que serán el 87% de la población, no tendrán acceso a agua potable. Tendrán que tomar agua contaminada o se morirán de sed".

Claro está, la contraparte obligada en un ciclo de conferencias que organizan la Universidad Nacional del Comahue, el Banco Credicop y Le Monde Diplomatique y que apunta a debatir sobre el presente y las alternativas de país que el futuro le depara a la Argentina, propuso caminos posibles.

"La minería subterránea -frente a la de cielo abierto- tiene un bajo margen de ganancia y que tiene que impulsarse como una política de Estado. Hay que ver el mineral como un bien y no como una mercancía", sostuvo.


Comentarios


Un llamado a la defensa del agua