Un proyecto saludable y sin gluten

Dos emprendedoras se animaron a elaborar alimentos para personas con celiaquía, un mercado poco explotado en la localidad.



La combinación entre la necesidad de generar ingresos y los conocimientos propios fueron la génesis de un proyecto que lleva tres meses de existencia para atender la demanda de un sector poblacional que requiere de una alimentación específica y de otras personas que buscan alimentos más saludables.

Natalia Harina descubrió de adulta que padecía de celiaquía, algo que cambió el modo de alimentarse para ella y su familia. Y tras 12 años de trabajar para una empresa repentinamente quedó sin empleo.

Natalia y Karina llevan 3 meses al frente de su negocio.

Karina Hernández también se encontró en la misma situación de quedarse sin empleo. Ambas mujeres se asociaron para poner en marcha “Mi Mundo” un local de venta de alimentos sin trazas de trigo, avena, cebada ni centeno (sin TACC).

“Con Karina analizábamos qué podíamos hacer, evaluando también la situación de la economía local que está en detrimento. Queríamos desarrollar un negocio pero que fuera diferente a los existentes. Como soy celíaca, vimos que era una veta que podíamos explotar”, comentó Natalia.

“Lo que nos propusimos fue poder lograr una diversidad de alimentos aptos para celíacos. Hoy por ejemplo, un kilo de harina común cuesta 50 pesos pero una harina especial para celíacos sale 200 pesos. A su vez conseguir alimentos elaborados también es muy difícil”, dijo Natalia.

En poco tiempo lograron establecer contactos con empresas del rubro para lograr tener una provisión de alimentos envasados pero a valores más accesibles. El emprendimiento generó a su vez la atención de personas que buscan una alimentación más saludable con alimentos del tipo orgánico y sin gluten.

Pero la iniciativa va más allá porque la intención es lograr la aprobación por parte de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica (Anmat), no solo como un expendedor reconocido de alimentos sin TACC, sino también como elaborador de productos alimenticios.


Temas

Villa Regina

Comentarios


Un proyecto saludable y sin gluten