Una designación de Gennuso que ya genera polémica

El intendente Gustavo Gennuso destacó la “gran trayectoria” de Giménez. En relación a las denuncias en su contra, el flamante funcionario dijo que "hay una motivación política" y aseguró que si hay una causa penal abierta no tiene constancia.




Noticias Diarias
>
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Javier Giménez asumirá el lunes próximo. Foto: archivo

Javier Giménez asumirá el lunes próximo. Foto: archivo

El nuevo presidente del Instituto Municipal de Tierras, Viviendas y Hábitat Social, Javier Giménez, asumirá recién el próximo lunes y anticipó que su trabajo estará signado por “las puertas abiertas” y por la promoción del “diálogo” con todos los sectores, incluidos los participantes en las tomas. 

Los conflictos de este último tipo estuvieron entre los detonantes que precipitaron la salida del anterior presidente, José Mella.

Su sucesor admitió tener un perfil “más político que técnico” y dijo que el municipio debe trabajar en forma activa para “lograr un gran equilibrio en la distribución de la tierra”. 

Giménez tiene 52 años, una trayectoria larga en la función pública, que incluye dos períodos como intendente de Ramos Mexía, en la región sur rionegrina, un paso por la legislatura provincial y otro como presidente del ente de desarrollo de la región sur. 

El intendente Gustavo Gennuso decidió ponerlo a cargo del IMTV y destacó la “gran trayectoria” de Giménez, dijo que era la persona “ideal” para el puesto y también ponderó su “amplio conocimiento sobre la problemática de la tierra y la vivienda”. Pero evitó cualquier mención a las denuncias contra Giménez por presuntas irregularidades administrativas durante su gestión en Ramos Mejía.

Consultado por este medio, Giménez les restó entidad y dijo que son avatares propios del quehacer político. Señaló que no habrá un cambio de rumbo marcado en el IMTV, aunque su propósito es “agregar algunas cosas”, para resolver las demandas más acuciantes en relación con el acceso al hábitat. 

Según indicó, Mella también podría haber implementado los cambios que hacen falta. “Pero el desgaste de muchos años complica -agregó luego-. Yo esto lo conozco bien de la política”. 

Dijo que, a pedido del intendente, su trabajo estará regido por tres ejes; “el primero es la regularización de tierras, porque hay muchas ocupaciones añejas y la gente necesita titularizar.

El segundo la coordinación con Desarrollo Urbano y Desarrollo Social para relevar la tierra disponible y gestionar obras de servicios y viviendas, en base a la planificación urbana.

Y por último trabajar a puertas abiertas, con una prioridad por el diálogo, con los involucrados en las tomas”. Sobre esto último, reconoció que las denuncias penales y pedidos de desalojo iniciados por el Instituto contra los ocupantes fueron motivo de rispideces en los últimos meses y dijo que “es importante explicar la obligación legal que existe, y si uno no denuncia se expone a incurrir en el delito de incumpliento de los deberes como funcionario. Pero eso no impide establecer una relación humana, hablar con  todos y buscar acuerdos que sean sustentables”. 

Giménez aseguró que su capacidad para el cargo tiene que ver con los antecedentes de gestión y se definió como “un autodidacta en desarrollo estratégico y territorial”. Refirió que está radicado desde hace dos años en Bariloche por obligaciones laborales de su esposa y que en el último tiempo se desempeñó bajo contrato de la legislatura provincial “en un programa de reforma institucional y ordenamiento de las juntas vecinales”.

Opiniones 

La designación fue recibida con cautela por la Mesa de Tierras, en la que participan varias organizaciones sociales y barriales, y que han sostenido una postura crítica hacia el actual gobierno.

Tomás Guevara, uno de los referentes de la Mesa, dijo que la asunción de Gimenez, “como todo cambio, genera expectativa” y lo que esperan desde su grupo es “que cambie el orden de prioridades” y aparezcan “los planes y programas que hasta ahora no se conocen”. 

Dijo que la gestión Gennuso “no le da prioridad” a la temática de Tierras y los problemas se suceden sin solución. “Debe ser tranquilamente la peor área de esta gestión”, opinó Guevara. 

Dijo que “no es problema de un presidente, porque lo mismo pasó con Zannoni, con Mella y habrá que ver ahora lo que pasa con Giménez”. 

Subrayó entre otras cosas, “el fracaso de las regularizaciones dominiales”, en función de que “a lo largo de cinco años no se inscribió un solo proceso” de todos los iniciados. También cuestionó la política hacia las tomas y “la conflictividad creada en algunos barrios donde el Instituto otorgó permisos precarios a distintas personas para que ocupen espacios verdes”.

“No tengo citaciones de la Justicia"

 Giménez dijo que detrás de las denuncias en su contra hay una motivación política y aseguró que si hay una causa penal abierta no tiene constancia.

Para hacer una presentación así y que la tome la fiscalía hay que llevar pruebas y no sé lo que habrán aportado -aseguró-. Yo nunca fui notificado ni citado”. Giménez dejó la intendencia de Ramos Mexía en diciembre de 2015 y las primeras denuncias son de 2017.

Explicó que el conflicto surgió porque él había motorizado un programa de hilado denominado Pichi Malal, para otorgar valor agregado a la lana y exportarla a Italia, y el intendente que lo sucedió no le dio continuidad.

Un inversor privado que participaba del proyecto se consideró defraudado y trabó embargo sobre las cuentas del municipio. Giménez fue acusado de entregar cheques sin fondos por 1,2 millones de pesos. Luego los demandantes habrían exhibido una deuda documentada por 8 millones de pesos. Giménez dijo que no hubo nada irregular y que tampoco comprometió la coparticipación municipal, sino que “la garantía eran los aportes directos al programa que efectuaron la provincia y la Nación”.

También dijo que dejó el programa “capitalizado” con unas 300 máquinas por valor de 200 mil dólares, que no sabe dónde quedaron. “Yo soy el más interesado en que ésto se esclarezca, pero de la Justicia nunca me llamaron”, aseguró el exintendente.


Comentarios


Una designación de Gennuso que ya genera polémica