Una gran plaza y un carrusel

Con el objetivo de resaltar valores de la empresa que funcionaría allí, la arquitecta Julia Cabral creó en Buenos Aires una oficina de 900 m² que, desde su diseño, propone la idea de una plaza como metáfora de lugar de encuentro e interacción horizontal por excelencia.



1
#

2
#

3
#

4
#

5
#

arq.

Con el desafío de materializar conceptos de management de liderazgo compartido, la arquitecta Julia Cabral -a cargo del proyecto y dirección de obra de las nuevas oficinas de la empresa Danone Baby Nutrition- propuso que el piso de 900 m² sea como una gran plaza, metáfora de lugar de encuentro e interacción horizontal por excelencia. Además diseñó un gran círculo central con salas de reuniones compartimentadas hacia el que convergen los puestos de trabajo de forma radial, armando un gran espacio abierto que permite la comunicación fluida y el trabajo en equipo.

La mudanza fue capitalizada como una oportunidad para reafirmar a través del espacio corporativo valores de la compañía como humanismo, entusiasmo, apertura y proximidad. La premisa fue poner en práctica estos conceptos de recursos humanos a través de la arquitectura corporativa, enfatizando la idea de liderazgo compartido.

Con estas líneas de trabajo, Cabral diseñó el nuevo espacio. “La idea central fue concebir a toda la planta arquitectónica como una gran plaza de encuentro y participación que podría impulsar relaciones laborales dinámicas y horizontales. También tuvimos en cuenta que en cada rincón de esa plaza pudieran realizarse actividades lúdicas porque es una cuestión que está muy presente en la imagen de la marca, en sus productos y en sus consumidores, los niños”, destaca.

Así se tomó una decisión contraria a lo habitual, que es disponer los grandes espacios de reuniones en el perímetro y las oficinas en el interior de la planta. En este piso, la luz natural atraviesa los boxes perimetrales de las gerencias ya que tienen tabiques de vidrio y sin cortinas para aprovechar también las vistas hacia el exterior desde todos los puestos de trabajo.

Al contrario del convencionalismo de utilizar escritorios individuales para los altos mandos, las oficinas tienen mesas de reuniones cuadradas óptimas para el trabajo en equipo.

“Cabe resaltar la flexibilidad de los espacios y el mejor ejemplo es la sala de reuniones inspirada en el concepto de carrusel, por que puede ser un gran auditorio de 70 m², dos medialunas o hasta tres espacios. Para ello se implementaron paredes móviles acústicas que otorgan una gran flexibilidad al lugar”.

Además se incorporaron en la planta otros espacios destinados al descanso, alguno de ellos con hamacas, así como puestos de exhibición de productos, de información y hasta un lactario. Se bautizó como “cantina” al comedor, que tiene una atmósfera descontracturada y gráficas de colores que impulsan la nutrición sana y natural.

Teniendo en cuenta que otro de los valores de la empresa es la sustentabilidad, se puso en práctica una política para el reciclaje de hasta el 70% de los materiales de la anterior oficina: pisos, muebles, divisiones de vidrio para tabiques y puertas fueron reutilizadas, evitando desechos y logrando ahorro de energía en la producción, instalación y traslado de nuevos materiales.

FOTOS: Daniela Mac Adden


Comentarios


Una gran plaza y un carrusel