Una guerra contra la corrupción que nunca empezó



Córdoba

“Declararé a la corrupción delito de traición a la Patria”, dijo Menem 1989 en la asunción.


Otro que quedó “pegado” y “dibujado”. Y así fueron pasando los años, pero no hay ni corrupción ni traición a la patria.


Los responsables que vuelan en aviones privados desde Venezuela, varias veces, ni son corruptos ni traidores, son solo “empleados” de… ¿de quién?
La cuna de la corrupción quedó en eso, una simple cuna. Se “arropó” al bebé y se “empaquetó” al pueblo que se “tragó” todo.


Nada sucedió y “alguien” se hizo la fortuna a costa de los impuestos que pagó el pueblo. Es posible que muchos créditos o empréstitos todavía estén sin pagar. Ante ésta disyuntiva, se “manotean” los fondos de los jubilados. Ya nadie nos presta nada.


Le robamos a las AFJP de Italia y los acusamos de “fondos buitres”. Si ellos son así, nosotros, los argentinos, ¿qué somos? Los estafamos le vendimos el oro y le entregamos espejitos… pero ni eso. Pero no se puede negar que lo dicho es “brutal”.


Se la devolvemos de “taquito”. Ellos nos robaron antes, nosotros lo hacemos ahora.


Digamos quién fue el artífice de semejante “prueba de magia” y “obra de arte”. Es que “Dios los cría y el viento los amontona”. ¿Está claro?

Fanina Mía Ferrero
DNI 24.877.440


Comentarios


Una guerra contra la corrupción que nunca empezó