Una mujer se encadenó para pedir un puesto más accesible



#

Tamara Sánchez tiene tres hijos y trabaja en la feria del Parque.(Foto: yamil regules )

Tamara Sánchez se encadenó ayer en el municipio porque hace más de un mes que inició gestiones para contar con un carrito de choripán en la Fiesta de la Confluencia, y los altos costos de este año se lo impidieron. Aseguró necesitar el dinero para poder costear la recuperación de su hijo discapacitado.

“Mi hijo es el sol de nuestra casa; el quedó con parálisis cerebral cuando su padre lo golpeó a los 40 días de nacido y desde entonces toda su recuperación depende de mi esfuerzo. Si no tenés obra social hay que pagar caro y el Bouquet Roldán está sobrepasado. Hoy tiene 14 años y lo ayudo con su rehabilitación juntando dinero de la venta de ropa en un puesto de la Feria del Parque Central”, explicó.

Dijo que el año pasado trabajó con un carrito de comidas en la fiesta y pagó por el alquiler 7.000 pesos y ahora le solicitaron 25.000 pesos para el permiso. “Dicen que todo se va a solucionar, pero a dos días sigo sin saber nada”, planteó al tiempo que aclaró que hizo la petición a través de una fundación y que “me tienen a las vueltas, pero yo lo hago por mi hijo. Esto no tiene que ver con el intendente. Yo caminé por Quiroga en su campaña y me parece una buena persona, pero esto tiene que ver con mi hijo”, sostuvo.

El secretario de Cultura Andrés Ros aseguró que “el tema está resuelto. El problema fue que la mujer estaba respaldada por una organización que no tenía los papeles en regla”.


Comentarios


Una mujer se encadenó para pedir un puesto más accesible