Una operación le cambió la vida a una nena de siete años en Viedma

Es la primera vez que se realiza esta compleja operación en el hospital Zatti de la capital rionegrina.

#

Vanesa, la madre de la nena operada, ya detecta cambios en su hija.(Foto: DeViedma )

Luego de varias intervenciones quirúrgicas de Parálisis Braquial Obstétrica (PBO) familias de pacientes en esta capital, se muestran felices por estas operaciones que cambiarán la vida de sus hijos.

“Tuve que esperar siete años para que mi hija pueda ser operada tras haber sido fracturada en el parto cuando nació, y ahora hará una vida normal pudiendo jugar con la pelota en Educación Física del colegio”; contó Vanesa Monge a DeViedma. En 2010, la niña vino al mundo por parto normal, con 4,200 kilogramos de peso y 64 centímetros de altura.

La joven madre revolvió cielo y tierra para que la medicina -en el país- le pueda encontrar una solución reparadora. Apenas recién nacida, la niña fue derivada para concretar una “interconsulta” en el Hospital Nacional de Pediátria Garrahan donde la familia fue atendida por los especialistas Dogliotti. Estos profesionales le avisaron que debía esperar hasta que creciera un poco más para alcanzar una exitosa intervención.

El tiempo de crecimiento fue duro porque -la niña- en la escuela se “retraía” al no tener el movimiento del brazo, y debieron asumir muchas horas de kinesiología, apoyo psicológico y terapia ocupacional.

La PBO es una lesión que se provoca en el momento del parto, generando que los bebés sufran de lesiones del plexo braquial, que es el conjunto de nervios que le da movilidad y sensibilidad al brazo del bebé.

Como buenos pacientes Vanesa y su familia, dejaron pasar el tiempo. La niña de siete años pasó recientemente por quirófano. En estos días, está en período de recuperación total.

Vanesa ya detecta cambios en su hija. “Antes se las ingeniaba para jugar con la pelota a pesar de un tener un brazo más corto, pero ahora podrá hacer actividades física sin limitaciones”; apunta. La madre, aprovechó para hacer un agradecimiento a los familiares y a las personas que la ayudaron.

Tras otra operación en el hospital Artémides Zatti, que le permitirá a un niño escuchar por primera vez, desde el nosocomio capitalino anunciaron que en noviembre próximo se realizará otra jornada de divulgación y tratamiento kinesiológico de PBO y cinco cirugías más.

La novedad dada a conocer por el director del Zatti, José Rovasio, en el marco de la cirugía de parálisis braquial que marcó un antes y un después en la vida de la salud pública provincial.

Por su parte, la presidenta de la Asociación Civil PBO “Manitos Arriba”, Roxana Millaqueo expresó su satisfacción y agradecimiento al gobierno provincial por el aporte económico al Zatti y por todo el equipo de profesionales que acompañó las cirugías. Esta entidad sigue de cerca en apoyo a los familiares de los pequeños pacientes.

Te puede interesar: “Manitos arriba” para advertir sobre los riesgos en el parto

Junto con Dogliotti, neuroortopedista traumatólogo infantil y especialista en mano congénita del Garrahan, estuvieron el kinesiólogo del mismo hospital porteño, Julio Guerra, y el neurocirujano viedmense Cristian Cortéz.

Dogliotti, quien durante su estadía en Viedma atendió a varios niños de la provincia con esta lesión la humanidad y calidad del equipo del hospital local.

En los últimos 15 años, hubo 17 casos de PBO en la capital rionegrina

Millaqueo hizo referencia a que en los últimos 15 años, se detectaron 17 casos en Viedma, un centenar en el Alto Valle y Valle Medio, y que con datos aportados por Dogliotti, se contabilizaron unos 1.500 en la Argentina.

La presidenta de esta institución participará el 2 de junio en Buenos Aires de una marcha con el propósito de generar conciencia sobre estas situaciones provocadas en un parto.

De paso, buscarán ser escuchadas las mamás para reformular las leyes de discapacidad y parto respetado, para que estos casos se tengan en cuenta. “Si bien se pueden registrar progresos con las operaciones, no quiere decir que no queden secuelas en los chicos, y la idea es que éstas se encuadren en la violencia obstétrica dentro del parto respetado”; insistió.


Comentarios


Una operación le cambió la vida a una nena de siete años en Viedma