Usan material volcánico de Neuquén en cultivos de frutas y verduras

Es un sistema hidropónico que se basa en la puzolana como sustrato. Es más amigable con el ambiente y produce mayor rendimiento.

Emprendedores sustentables. Walter Mela y Waldemar Stickar son ingenieros agrónomos e impulsan el empleo de material volcánico para producir frutas y verduras a través del sistema hidropónico.

Emprendedores sustentables. Walter Mela y Waldemar Stickar son ingenieros agrónomos e impulsan el empleo de material volcánico para producir frutas y verduras a través del sistema hidropónico.

Dos ingenieros agrónomos de Centenario, provincia de Neuquén, desarrollaron un sistema de producción hidropónica sobre sustrato inorgánico de piedra puzolana, un material volcánico del centro neuquino. Con esta alternativa se evita la importación de materiales y se reduce el daño al ambiente.

La hidroponía supone el cultivo de frutas y verduras sin suelo. Implica el diseño de estructuras donde circula agua y un sustrato, orgánico o inorgánico brinda soporte a la planta. Así, en invernadero, se controlan las condiciones ambientales y nutricionales que permiten la obtención de una buena calidad de hortalizas y frutas en la región.

Walter Mela y Waldemar Stickar son ingenieros agrónomos. Juntos comenzaron a producir con los sustratos comerciales que se usan en el mundo, como  fibra de coco, turba o perlita que se importan de Holanda o de Sri Lanka, pero buscaron por una opción amigable con el ambiente. Empezaron a probar sustratos locales, y pasaron por muchos hasta dar con el indicado. 

Después de algunos ensayos, los ingenieros identificaron que podían practicar producción hidropónica sobre sustrato inorgánico de piedra puzolana, un material volcánico del centro neuquino. Con esta alternativa se evita la importación de materiales y se reduce el daño al ambiente.

“Hay antecedentes en el mundo de la utilización de puzolana, pero es un óxido amorfo de silicatos de aluminio y de sílice y su conformación química no es igual en todo el mundo. Depende de la temperatura, del magma que se originó. Probamos distintas mezclas y llegamos al mejor resultado”, dijo Walter Mela.

El manejo es complejo. La piedra se usa como el soporte de la planta. La ventaja que tiene es que es reutilizable. Con la fibra de coco por ejemplo, surgía la pregunta dónde tirarlo. 

En cambio, la puzolana se puede usar de manera infinita, después de lavarla. Además está en la provincia y la huella de carbono es muy baja, porque no viaja a más de 400 o 500 kilómetros. Desde el Centro PyME-ADENEU, un organismo dependiente del Ministerio de Producción e Industria de Neuquén, se acompañó y se avaló el proyecto de los ingenieros. 

Consultado por RÍO NEGRO, el ingeniero agrónomo Eduardo Zeman, de INTA, coordinador de Prohuerta en Neuquén, valoró la iniciativa. “El mejor sustrato es el que proviene de la región, que no hay que trasladar mucho. Es un material inerte que sirve como soporte físico. Se necesitan materiales sólidos, que sea económico y sustentable. Se busca que tenga por un lado porosidad, como es el caso de la puzolana”. Con el manejo del sistema hidropónico se llega mucho antes con el producto al mercado local, y se cubre una demanda interesante. 

Frutillas deliciosas: fueron producidas a través del sistema hidropónico con apoyo del Centro PyME-ADENEU, un organismo dependiente del Ministerio de Producción e Industria de Neuquén

Los impulsores del proyecto también comentaron sus ventajas. “Antes de diciembre cosechamos los tres cultivos que tenemos en este invernadero: pimientos, tomates cherry y redondos”, comentó Stickar. Si bien el sistema hidropónico es un sistema  costoso, los resultados  en cuanto a rendimientos de los cultivos son mayores. Por ejemplo, cosecharon 6 kilos de tomates por planta, un promedio más elevado en comparación al sistema hortícola tradicional. Otro beneficio es que se mantiene la sanidad de los cultivos con una disminución en el uso de plaguicidas.

“La hidroponía es una oportunidad para los cultivos, el producto que se obtiene es el mismo que se logra con los cultivos convencionales. Pero como la planta tiene todos los nutrientes, no compite, es una planta más sana. Se controla la plaga más fácil y no hay necesidad de usar agroquímicos como en los cultivos extensivos”, dijo Eduardo Zeman.

“Este emprendimiento ha introducido una serie de innovaciones en todo lo que es la producción hidropónica de alimentos, en este caso de frutas y verduras, logrando con material local, con puzolana, crear un sustrato inorgánico que permite lograr productos de altísima calidad”, dijo el ministro de Producción e Industria, Facundo López Raggi.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Usan material volcánico de Neuquén en cultivos de frutas y verduras