“En los techos de Caviahue no hay palomas, vuelan perros”

Ezequiel Sepúlveda vive en la villa y retrató a su perro sobre la chimenea, después de la gran nevada. Cuando todo se cubre de blanco, los amigos de cuatro patas disfrutan tanto como los turistas.





Cuando caen las grandes nevadas en Caviahue todo se tiñe de blanco y es un momento especial, en el que ese paisaje misterioso, cubierto de belleza por donde se lo mire, cobra una vida nueva. Es tiempo de esquiadores, de turistas en las calles, de tardes adentro con tazas de té caliente, y de disfrute, para los humanos, pero también para los perros.

En la imagen del perro, hijo de una pitbull, y de un padre border collie, Terri mira el paisaje nevado desde la chimenea del techo. Cuando Ezequiel Sepúlveda publica la foto comenta en redes: “En los techos de Caviahue no hay palomas, vuelan perros”.

Terri tiene tres años y se crio en la villa con las pequeñas hermanas Pía y Alma. “Durmió seis meses con mis hijas, pero después creció mucho y se le buscó otro lugar en la casa. Su mamá trabaja en el minimercado y él la acompaña. En las noches duerme adentro, pero en el día disfruta afuera”, dice Ezequiel, su humano.

Gustavo Aroca también retrató a los mejores amigos del hombre, en la nieve, hace tres semanas. “Durante la última nevada grande, que cayeron casi 5 metros de nieve en Caviahue y se taparon hasta las casas, ellos salían a disfrutar, a jugar por las calles”, dice. Explica que por lo general ellos están en los patios, pero cuando nieva tanto pueden escapar por arriba de los techos.

Crédito del video: Gustavo Aroca y Clau Ríos.

“Les gusta jugar en la nieve, a los chicos también les encanta tirarse en culipatín por los techos”, dice Ezequiel y relata que hace 33 años que vive en Caviahue, que en 1995 y en 1998 cayeron nevadas grandes como esta pero hace rato no nevaba tanto.

Algunos al ver las imágenes en las redes opinan desde lejos, critican porque piensan que los perros sufren el frío, pero los que viven allí saben que no hay padecimiento. “Llega la nieve y los perros salen a disfrutar. Es algo que les encanta, lo esperan todo el año. Tengo una perrita de seis meses, conoció la nieve ahora y automáticamente se fue a jugar”, dice Gustavo.

La pueblo lleno de nieve y turistas

Agosto es un gran mes, ideal para ir a disfrutar de en Caviahue. Lo dicen sus pobladores desde allí, quienes cada año viven la llegada del turismo en esta época. “Soy trabajador del Centro de salud, y vemos que el centro de esquí estuvo llenísimo todo julio. Lo notamos en la villa, en los mercados, que están llenos de gente y estos días siguen llegando”, concluye Ezequiel.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“En los techos de Caviahue no hay palomas, vuelan perros”