Aventuras de un lobo marino en Las Grutas: tomó sol, miró un partido, nadie lo molestó en la playa

Se dejó ver en El Buque, una de las playas más lindas al sur del balneario. Por varias horas, se quedó en la orilla, curioseando a los visitantes, que respetaron su lugar en perfecta convivencia.

Los chicos jugaron a la pelota y el lobo los siguió con la mirada. Fotos: Flor Salto

Como un turista más. Y de los que se muestran muy pendientes de lo que hacen los que están veraneando al lado, como si quisiera comentar el look playero de ésa o el despiste para armar la carpa de aquel. Así se mostró en las playas del Buque (a 8 km del centro de Las Grutas en dirección al sur) un simpático lobo marino que, durante largas horas, acaparó la atención en esa costa serena. La convivencia fue perfecta. Porque nadie lo perturbó y el animalito se quedó todo lo que quiso mirando a la gente que eligió ese rincón de ensueño para pasar el día.

¿Pica? Nos rascamos mientras los chicos buscan caracoles. Fotos: Flor Salto

Todo ocurrió el miércoles, en una de las tantas jornadas calurosas de esta semana. Sin perturbarse el lobo, que por sus características era un ejemplar adulto, se acercó a la orilla y allí permaneció, observándolo todo.

Cada uno en su mundo, compartiendo la playa. Fotos: Flor Salto

Siguió el partido de fútbol de dos niños, espió a la distancia la actividad de una familia y hasta se mostró receptivo al resto del entorno, muy motivado por el inusual movimiento de una playa que suele permanecer sin visitantes en temporada baja.

A jugar a la pelota con un plateísta de lujo- Fotos: Flor Salto

La buena noticia es que todos reaccionaron con respeto. Disfrutaron de lejos la aparición del lobito sin acercarse a molestarlo. Hasta que su presencia se naturalizó y todos dejaron que el día transcurriera en calma, enmarcados por ese paisaje inolvidable.

Tener precaución

Los lobos son animales mansos pero no hay que acercarse a ellos cercándoles el paso hacia el agua. Es un detalle, pero que nos puede preservar de posibles ataques.  Es que el animalito, si siente obstaculizado su regreso al mar, se puede sentir amenazado.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios