«Muchachos, vengan que acá está la papa»: pescó 70 truchas en dos días en el Limay Medio

Así convocaba a sus amigos el guía Matías Fernández Carro en la desembocadura del río en el lago de El Chocón. Entre los cinco, superaron las 100 truchas en un fin de semana. Todas fueron devueltas. El 1° de mayo dará una clínica en El Chañar.





Fueron 48 horas de aquellas para Matías Fernández Carro en la desembocadura del Limay Medio en el lago de El Chocón. Ahí, desde el embalse que generó la represa, en estos días las famosas truchas marrones migratorias remontan el río que corre entre Río Negro y Neuquén. Y en ese delta de unos 15 kilómetros los pescadores van por su pique soñado. En el caso de este guía, lo soñado fue un fin de semana, porque el sábado 19 y domingo 20 de marzo pescó unas 70 truchas. «Todas fueron devueltas. Para poder tener la posibilidad de volver a pescarlas en el futuro», dice.

«En las salidas anteriores habíamos ido a Fortín Nogueira, en la zona de Pichi Picún Leufú, donde cuesta 1.400 pesos el acceso para pescar, no importa la cantidad de días, se paga una vez. Y nos fue muy bien, estaba explotado de truchas, pero cuando notamos que los piques bajaron, decidí probar del otro lado, en la desembocadura entrando por el camping del Negrín Figueroa», relata.

Otra de las truchas marrones migratorias que pescó ese fin de semana antes de la devolución. Fotos: Matías Fernández Carro.

Para eso, acompañado por sus amigos Alberto Jardón y Leando Della Gaspera y con la compañía además del guía Guillermo Palacios y otro pescador recorrieron unos 80 km del lado neuquino hasta el camping, donde hay que pagar mil pesos para acceder, también sin importar la cantidad de días.


"No nos pudo haber ido mejor: pescamos 100 truchas por debajo de las patas"


«Y acertamos: no nos pudo haber ido mejor. Sacamos y devolvimos más de 100 truchas entre los cinco y en mi caso fueron unas 70. ¿Tantas? Sí, tantas. Mis compañeros no me dejan mentir», dice Matías. Remontaron el río en lancha. «No se puede pescar desde la embarcación»; aclara.

Devolución. «Una trucha marrón residente que picó en el pozón derivando muy lento con shootings y leaders largos», cuenta.

Ahí están las fotos y los videos como evidencia. «¿Otra más, crack?», lo elogia uno de sus amigos en una filmación. Y su relato: «Fuimos recorriendo los pozones pescando. En uno había tantos peces, tanto pique, que les grité: ¡Muchachos vengan, acá está la papa!’. Es que en esta época se da mucho la entrada de lotes de truchas y que por eso el río tenga diferentes lugares de mayor actividad. En este caso se dio cerca de la desembocadura».

En estos días, Matías estuvo en contacto con el guía Pablo Oscar Blasco, que el miércoles y el jueves pescó grandes truchas hembras. «Y me confirmó que siguen entrando esos buenos lotes», cuenta. «Cuando entran las hembras, atrás vienen los machos, es así. ¿Cómo en el boliche? Sí, eso», responde y se ríe. «Sin chicas no va ni Magoya. En el río seria igual», agrega y se ríe otra vez.

«¿Otra más, crack?», le decían sus amigos mientras lo filmaban.

La estrategia para pescar truchas en el Limay Medio


Y en su caso, ¿cuál fue la estrategia? «Cuando se empiezan a ‘cardumar’ hay que buscar en sectores estratégicos, pozos muy profundos o zonas bajas donde se empiezan a ubicar. Hay que hacer varias pasadas con las moscas por el mismo lugar para tentarlas ya sea por alimentación o por irritación variando los colores desde naturales a irritadores, como pueden ser el verde fosforecente, naranja, amarillo azul o turquesa. De esa manera logramos tentarlas con mayor facilidad. Y también reseteando el equipo, cambiando las líneas para ir buscando la profundidad a la que están, ya que eso determina el éxito de la pesca».


El complicado acceso de los pescador a la costa del Limay Medio


En cuando al acceso de los pescadores a la costa del espectacular Limay Medio, Matías coincide con quienes levantan su queja por los problemas que enfrentan para entrar. «Del lado neuquino hay que pagar en esos dos campings, solo queda libre el puente de Pichi Picún Leufú. Y del lado rionegrino, ya sea entrando desde Cerro Policía o Naupa Huen, hay que pagar en los campos, depende de lo que cobre cada uno. También se puede entrar en lancha remontando desde El Chocón, pero hay que tener una y saber usarla con caudales bajos. Es complicado, es cierto», señala.


Dará una clínica el 1° de mayo en San Patricio del Chañar


Será el domingo 1° de mayo de 9 a 18, organizada por el municipio de San Patricio del Chañar, a unos 50 km de Neuquén Capital. «Voy a estar dando una capacitación intensiva. Estará el persona de Fauna dando una charla al inicio del evento. Después voy a estar danto tres módulos: vamos a hablar de pesca con moscas secas, seteo del equipo, cómo hacer los diferentes tiros, las correcciones de líneas para poder tener buenas derivas cuando uno pesca con mosca seca. También vamos a hacer una demo de técnica de pesca con ninfa, lo que se llama técnicas en tensión y en suspensión. Ya hay 30 anotados y tiene un valor de 1500 pesos que es simbólico porque incluye la comida», afirma Matías.

A pura sonrisa con otra muy buena trucha en el Limay Medio.

La agenda de la clínica:

9 hs. Charla de Guardafaunas de la provincia de Neuquén
10 hs. Bienvenida
10.15. Introducción a la Pesca con mosca, cañas, líneas leader
Dinámica del casteo para pesca con secas.
11.30. Conceptos básicos para pesca con Ninfas en tensión y suspensión.
12.30. Almuerzo
14. Técnicas de spey básicas para pesca con streamers con caña de una mano. Derivas.
16.30. Charla de técnicas de vadeo seguro.
17hs. Charla de cuidado del medio ambiente
18 hs.Cierre

Matías Fernández Carro tiene previsto además dar otra clínica el 28 de mayo en Naupa Huen.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Muchachos, vengan que acá está la papa»: pescó 70 truchas en dos días en el Limay Medio