YPF cerró el 2018 con un incremento en las reservas petroleras

Es por los desarrollos masivos en Vaca Muerta que anexaron un 16,2%. La tasa de reemplazo fue la más alta de los últimos 22 años con un 178%. La compañía subió sus ingresos un 72,4%.



El balance del año mostró un mal cierre para la producción de gas que terminó en picada.

La petrolera de mayoría estatal YPF presentó ayer los resultados consolidados del 2018 , año que cerró con un alza en los ingresos del 72,4% fuertemente vinculada al mayor precio de los combustibles, un resultado operativo que superó en un 172,4% al del 2017 y un incremento en las reservas probadas del 16,2% que se explica en gran medida en el avance de los desarrollos sobre Vaca Muerta.

Las reservas probadas pasaron de 929,1 millones de barriles equivalentes de petróleo a 1.079,7. Las principales incorporaciones netas de reservas probadas se dieron en crudo. En tanto que fue el reemplazo de reservas el que mostró el mayor salto de los últimos 22 años, con una tasa del 177,8%. Es decir que por cada barril extraído el año pasado se sumaron 1,7 barriles en reserva.

Desarrollos sobre Vaca Muerta como Loma La Lata Norte, La Amarga Chica, Bandurria Sur, Loma Campana, El Orejano, Rincón del Mangrullo y Aguada Pichana son los que explican buena parte de las nuevas reservas incorporadas. Aunque también se dieron incorporaciones también en campos maduros de diversas cuencas, de la mano de la recuperación secundaria que posibilitó el incremento del precio internacional del crudo y la mejora de los costos.

En números

95.358
millones de pesos sumaron las inversiones realizadas en 2018. La firma destacó que las solventó con fondos propios.
177,8%
fue la tasa de reemplazo de reservas alcanzada en 2018, la mejor en 22 años. Esto marca que por cada barril extraído se sumaron 1,7 barriles en reserva.

YPF reportó en 2018 ingresos por 435.820 millones de pesos, un 72,4% más que en 2017 y un resultado operativo del año de 43.780 millones de pesos.

En este desarrollo el salto en los precios de los combustibles y la mayor venta de naftas y gasoil fueron determinantes. En pesos las ventas subieron un 63,9 y 73,3% en naftas y gasoil, respectivamente, y en volumen lo hicieron un 3,7 y 4,5%.

Pese a esto la firma informó que hizo “un manejo responsable de los precios que medidos en dólares se mantuvieron por debajo de la devaluación. En naftas la baja en dólares fue de 5,3% y en gasoil del 1,7% respecto al 2017”.

Los desarrollos en Vaca Muerta sumaron reservas. (Foto: Archivo)

Luego de varios trimestre en los que la producción de petróleo había bajado, YPF logró cerrar el año con una caída de apenas el 0,2%, aunque en el caso de la producción de crudo no convencional el último trimestre del año le representó a la compañía un alza en ese rubro del 59,6%.

En el caso del gas, el panorama no fue tan bueno. “El año pasado se caracterizó por un exceso de oferta, en determinados momentos del año, frente a la demanda doméstica. Esto tuvo un impacto en la producción de gas natural que obligó al cierre temporal de compras de gas. En consecuencia la producción de gas natural disminuyó un 4,6% respecto al 2017”, informó YPF y detalló que en último trimestre la caída fue mayor, del 13,1% en la comparación interanual.

Los combustibles y el gas natural impulsaron el trimestre pasado

En el tercer trimestre del 2018 YPF registró ingresos por 121.188 millones de pesos, lo que significó un incremento del 83,5% interanual.
La suba de precios y ventas de los combustibles y del gas natural fueron los factores que catapultaron los números.

Las ventas de gasoil representaron una ganancia de $18.6 millones y las naftas de $10.4 millones. Las de gas natural significaron $8.5 millones. En total el acumulado fue de $37 millones. Si se tiene en cuenta que la diferencia de ingresos entre el tercer trimestre de 2017 y el de 2018 fue de $55 millones, el gas y los combustibles representaron el 67,99% de esa diferencia.

Vale aclarar que la ganancia operativa del período analizado fue de 12.685 millones de pesos.


Comentarios


YPF cerró el 2018 con un incremento en las reservas petroleras