Maldonado: el gobierno ahora dice que los gendarmes le mintieron

El ministro de Justicia reconoció que podrían haber ocultado información sobre los hechos del 1º de agosto durante el interrogatorio interno de la fuerza.

Ayer otros cuatro efectivos declararon ante el juez. Uno de ellos admitió haber disparado ese día balas de goma contra los manifestantes cerca del río Chubut.

17 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El ministro de Justicia, Germán Garavano, reconoció ayer que “probablemente haya habido gendarmes que no dijeron la verdad en un primer momento”. Aludió así al operativo que realizaron, el 1° de agosto, de desalojo de la ruta 40 y el ingreso a tierras de la comunidad mapuche Lof en Resistencia, en Cushamen, donde, según denunciaron participantes de la protesta, fue visto por última vez Santiago Maldonado. Ayer, continuaron las declaraciones testimoniales de gendarmes ante el juez federal Guido Otranto. Uno de ellos, Dardo Zoilán, declaró en el informe interno de Gendarmería que disparó balas de goma y vio a uno de los manifestantes con ropa “negra o azul”, lo que coincidiría con la vestimenta de Maldonado según la primera versión de miembros de la comunidad mapuche y la querella.

“Probablemente no dijeron la verdad, y por eso hay que destacar una investigación de la propia Gendarmería Nacional y del Ministerio de Seguridad a través de su Dirección de Violencia Institucional, que empezaron a profundizar y aportaron elementos a la fiscal (Silvina Ávila) y al juez (Otranto) que han permitido dar un envión a la investigación”, sostuvo por la mañana Garavano en declaraciones radiales. El 10 de septiembre, el ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich entregó, a través de el secretario Gerardo Milman, un informe interno con la declaración de 42 gendarmes que participaron del operativo del 1° de agosto. A partir de allí, Otranto comenzó a tomar declaración testimonial a gendarmes que con los cuatro que lo hicieron ayer, totalizan 19.

En el análisis de la investigación por el caso Maldonado, Garavano planteó que “es muy pronto para decir si se cometieron errores porque son investigaciones muy complejas, donde hay dos expedientes, uno por los hábeas corpus y otro por la desaparición de Maldonado, pero lo que sí hay que pedir a la fiscal y al juez es que redoblen esfuerzos para tratar de saber qué pasó y todo lo que queda pendiente por investigar” .

Curiosamente, un día después del operativo en la ruta 40, 6 gendarmes se tomaron licencia. Uno de ellos fue Neri Armando Robledo, que declaró (en el informe, no ante el juez) haber lanzado una piedra contra un manifestante; y otro fue Darío Zoilan, que ayer declaró ante el juez. Según el abogado de Gendarmería, Gustavo Dalzone, las licencias “fueron pautadas con anterioridad y eran los relevos normales previstos en la Gendarmería, porque la mayoría de los efectivos son del Norte del país”.

Zoilan ya admitió haber disparado una escopeta con postas de goma, sin herir, y que escuchó otros disparos junto al río. También aseguró que vio cómo uno de los manifestantes vestido de negro o azul cruzaba el río. Uno de los testigos mapuches, Matías Santana, aseguró haberle prestado a Maldonado su campera, pero de color celeste, que vestía cuando supuestamente fue atrapado por Gendarmería.

Zoilan también afirmó que escuchó a un compañero, el “Sargento Peloza”, gritar “tenemos a uno”, pero aclaró que se refería a que tenía “uno a la vista”.

El gendarme también aseguró que vio que uno de los manifestantes vestido de negro o azul cruzaba el río. Podría coincidir con la ropa de Maldonado.
¿Un gendarme
con armas?
El abogado de Gendarmería, Gustavo Dalzone, negó que la fuerza “haya utilizado armas en el operativo de desalojo en la Ruta 40 y que consta en el infor-me interno de la fuerza”. Andrés Ahumada, chofer de camioneta del Escuadrón de Esquel, reconoció que estuvo armado con su 9mm. Según Dalzone los choferes están habilitados mientras no se bajen del móvil.
Para la familia, el juez “agrava el estado de incertidumbre”

La familia de Santiago Maldonado cuestionó ayer la decisión del juez Guido Otranto de rechazar su recusación, al considerar que la determinación del magistrado, a quien acusan de ser “parcial”, “agrava el estado de incertidumbre sobre el futuro de la causa y, en especial, sobre la suerte de Santiago”.

“Los tiempos judiciales no guardan la menor relación con la angustia que tenemos”, afirmó la familia Maldonado en un comunicado difundido a través del sitio www.santiagomaldonado.com.

El juez, al rechazar el pedido de los familiares el viernes, subrayó que hubo “innumerable cantidad de medidas de prueba” que ordenó en el marco de la investigación y destacó que esas decisiones “no hablan de una postura parcial sobre la existencia del hecho”.

Aunque prefirió no opinar sobre las consideraciones legales de la decisión de Otranto, la familia Maldonado sí remarcó: “Estamos convencidos de que nos asiste razón en el planteo, que el señor juez podría haber despejado el camino y no lo hizo”.

Buenos Aires

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección