San Formerio: frutícola al rojo vivo

Un incendio de 3.000 bins marcó el final de una jornada de alta tensión, con piquetes en la ruta y cruces entre obreros y dueños.

13 oct 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

El conflicto entre unos 300 trabajadores y los dueños de la frutícola San Formerio llegó ayer al máximo de tensión.

Primero fue un bloqueo en los portones. Luego un corte en la Ruta Provincial 65. Pero el incendio de más de 3.000 bins y 50.000 cajones, ayer por la tarde, alteró por completo el escenario, en el marco de una crisis que lleva siete meses y que no encuentra un camino hacia la solución.

Los obreros se hicieron cargo de los bloqueos en el acceso a la planta y en la Ruta Chica. Pero dijeron no tener ninguna responsabilidad sobre el siniestro, que se desató pasadas las 16 y que demandó la intervención de nueve dotaciones de bomberos.

Dentro de ese contexto, hubo temor por la cercanía de las llamas con las cámaras frigoríficas, aunque finalmente la situación fue controlada.

El incendio fue el último punto en una escalada de cruces que empezó a principios de semana, cuando los trabajadores advirtieron que estaban retirando fruta del lugar, de noche y sin informarles. Los responsables de la firma se justificaron diciendo que debían conseguir compradores y así pagar los sueldos adeudados, pero esas explicaciones no fueron suficientes.

Los obreros decidieron cortar la Ruta “Chica” e incendiaron varias cubiertas. Recién cerca del mediodía de ayer, a partir de la intervención del fiscal Miguel Fernández Jadhe, se logró que liberen uno de los dos carriles.

Encabezados por el referente gremial de Uatre, Sergio Alarcón, los obreros ingresaron por la mañana al galpón en medio de gritos. Allí dieron vuelta un carro regador e inmediatamente fueron a increpar a Manuel Muñoz, uno de los propietarios del galpón diciéndole “vos comés todos los días, nosotros no”.

Muñoz intentó proponer que permanezcan en el lugar hasta hoy o que aguardaran a que visitara “algunos lugares” para conseguir el dinero, pero de inmediato recibió el rechazo de los obreros, que temían que se retire y no regrese.

Un grupo de policías arribó al lugar cuando se enteraron sobre la posibilidad de que prendieran fuego la camioneta a Muñoz, ya que debajo había una cubierta.

Luego, a la tarde, el fuego en los bins alimentó las sospechas de un lado y de otro. Al cierre de esta edición la ruta seguía parcialmente cortada y en el predio, además del humo, reinaba la incertidumbre.

“Vienen con chicanas, vienen firmando acuerdos que no cumplen, vienen vaciando la empresa, vendiendo bienes, y no le pagaron a nadie”.
Sergio Alarcón, secretario general de Uatre en Roca.
Roca

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.