Emotivo homenaje a los desaparecidos de la zona Andina

La “repintada” de pañuelos blancos congregó este martes a más de un centenar de militantes, jóvenes y niños que renovaron las figuras y el recordatorio de las víctimas de la última dictadura.



1
#

2
#

3
#

4
#

Sentido homenaje a la víctimas de la zona Andina. Foto: Alfredo Leiva.

DÍA DE LA MEMORIA

Los once detenidos-desaparecidos de la zona Andina identificados por la CTA y organizaciones de Derechos Humanos de Bariloche fueron centro del emotivo acto realizado este martes en la plaza Expedicionarios al Desierto para recordar el 39 aniversario del golpe cívico militar que dio paso a la dictadura más sangrienta vivida en el país.

Por la tarde una marcha y concentración en la misma plaza permitió unir al kirchnerismo con la izquierda en una extraña convivencia que casi se quiebra en un incidente que no llegó a mayores.

Cientos de jóvenes y militantes de distintos sectores del hacer social y cultural de la ciudad se dieron cita en el Centro Cívico desde temprano para renovar el rito de “repintar” los pañuelos blancos de las Madres y además cubrieron con una enorme sábana la estatua del general Roca, aunque sin ocultar el caballo del cuestionado monumento. El paño blanco donde muchos niños plasmaron sus palmas en colores también simbolizó otro pañuelo en la plaza.

El inicio oficial del acto fue el izamiento de la bandera nacional en la plaza y el discurso del secretario de Gobierno, Daniel Natapof, que suplantó a la intendenta María Eugenia Martini que viajó a Viedma por razones de orden partidario.

Natapof convocó a seguir recordando para garantizar que no se repita la interrupción del orden democrático, el intento por arrebatar derechos adquiridos y la intromisión de las grandes potencias para frenar los procesos de crecimiento e integración latinoamericana.

“Cuando oímos a personas, incluso comunicadores, diciendo que están cansados de escuchar hablar de la dictadura, que eso es algo del pasado; hay que recordarles que pese a los 39 años que ya transcurrieron desde el golpe cívico/militar, hoy va a ser el primer 24 de marzo en que Estela va a estar en la plaza donde tanto luchó, junto a su nieto recuperado”, destacó.

El funcionario recordó que se crearon 34 espacios de la memoria en edificios usados para la tortura y exterminio y que el Estado señalizó otros 106 lugares en todo el país. También abogó por la pronta señalización del espacio de detención clandestina que funcionó en la Escuela Militar de Montaña de Bariloche. “Es indispensable resignificar estos espacios”, sostuvo.

Luego, bajo un tibio sol de otoño, comenzó la renovación de los pañuelos que los entusiastas participantes repintaron sin preocuparse por las manchas de pintura que se multiplicaban en las manos y alguna prenda de vestir. Junto a la simbólica figura se estampó el nombre de distintas victimas de la dictadura propuestas por las organizaciones convocantes.

Pero sin lugar a dudas el momento más emotivo fue el recordatorio de los once detenidos-desaparecidos de la zona Andina a manos del terrorismo de Estado cuyas fotos se exhiben sobre la estructura del domo de la Fiesta del Chocolate, en improvisada galería.

Los rostros de Eduardo Biancalana, Manuel Tarchitzky, Carlos Surraco, Susana Grynberg, Julio Schwartz, Carlos Zapata, Alberto Guisti, Juan Jacinto Burgos, Antonio Gentile, Eduardo Pasquini y Juan Marcos Herman también fueron colgados junto a los pañuelos blancos que recogieron las reflexiones de los estudiantes secundarios de la ciudad. Esa participación fue promovida por Juventud de la CTA que recorrió los colegios de Bariloche en los días previos.

El homenaje especial a las víctimas de la zona Andina centró el ejercicio de la memoria sobre los casos menos conocidos de detenidos-desaparecidos que comenzaron a documentarse en los últimos años.

La lista fue encabezada por el conocido caso de Herman (22), el estudiante de derecho secuestrado en su casa, en el centro de Bariloche, el 17 de julio de 1967 y visto por última vez en el centro clandestino El Atlético.

En segundo término fue recordado Julio Schwartz (39), desaparecido en El Bolsón el 1 de abril de 1978 y visto por última vez en el centro de detención clandestino El Banco (Buenos Aires); el mismo lugar donde fue recluido Carlos Surraco (35) tras su detención ilegal en Jacobacci el 4 de abril de 1978.

El docente de Las Bayas Carlos Zapata (32) años fue secuestrado en Mendoza el 6 de marzo de 1978 y no se supo nada más sobre su destino; el barilochense Eduardo Biancalana Mc Gann (20) desapareció en Buenos Aires el 5 de abril de 1977 y fue visto por última vez en El Atlético.

El doctor en Física Nuclear, Eduardo Alfredo Pasquini (38), es recordado como uno de los egresados del Instituto Balseiro que fue secuestrado en Rosario junto a su esposa el 10 de julio de 1976.

Otra egresada del Balseiro víctima de la dictadura fue Susana Grynberg (29) secuestrada el 20 de octubre de 1976 cuando cursaba un embarazo de tres meses y vista por última vez en la Escuela de Mecánica de la Armada.

Engrosa la lista el físico nuclear Manuel Tarchitzky, egresado del IB, que fue secuestrado el 21 de julio de 1976, permaneció detenido en el centro clandestino La Escuelita y terminó asesinado en el simulacro de enfrentamiento conocido como la masacre de la calle Catriel.

En cambio no hay registros del paso por los centros de detención clandestinos del doctor en física nuclear Antonio Gentile, egresado del IB que fue visto por última vez en Nueva York cuando se disponía a retornar al país para averiguar el paradero de su hermana, secuestrada por la dictadura.

El relevamiento realizado por la CTA y otras organizaciones se completa con Alberto Giusti (31) que vivía en Bariloche y desapareció en Buenos Aires en 1977 y con Jacinto Burgos el barilochense integrante de l conducción de la Juventud Peronista señalado como “un ejemplo de lucha y militancia” por el juez y referente de la APDH, Rubén Marigo.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


Emotivo homenaje a los desaparecidos de la zona Andina