50 años al servicio de la comunidad cutralquense

Los bomberos voluntarios celebran sus Bodas de Oro. Entre sus deseos está poder contar, a futuro, con otro edificio para mejorar la atención a los vecinos. Actualmente el cuartel tiene 35 miembros y hay 12 aspirantes.





Los bomberos voluntarios de la ciudad llegaron a las bodas de Oro. Un día como hoy hace 50 años atrás fue cuando se abrían las puertas del cuartel cutralquense, en el edificio donde permanecen actualmente. Uno de los deseos de este cuerpo activo, para el futuro, es contar con otro edificio acorde a las necesidades de atención para una ciudad como la actual.

El jefe de cuartel, Darío Campos, sostiene que llegan al cincuentenario atravesando todavía la pandemia que modificó algunas de las tareas cotidianas. De a poco están volviendo a la capacitación presencial y a concurrir al cuartel con la presencialidad plena.

Son 35 los bomberos voluntarios que pertenecen a la institución y hay 12 aspirantes que llevan adelante la formación. El año pasado –debido a la pandemia de coronavirus- no se desarrolló el curso a pesar de haber hecho la convocatoria. Ocurrió que estaban las personas inscriptas, pero como empezaron las restricciones lo suspendieron.

Este año, lo hicieron de manera virtual y comenzaron con la presencialidad en agosto. El curso de formación fue modificado por lo que tiene una extensión de un año y medio.

En materia de equipamiento, Campos explicó que se pudo comprar y que siempre es necesario tener los equipos completos, en especial el traje estructural que utiliza cada uno de los integrantes. “Es lo que más se desgasta. El año 2020 con la baja de servicios duraron un poco más, pero tenemos los equipos para reponer”, subrayó.

Un equipo listo para seguir trabajando. (Foto: Fernando Ranni).

En este tiempo se adquirieron equipos para cargar los cilindros de aire, el año pasado se hizo la compra de las camionetas y está la autobomba nueva que se incorporará. “La más antigua que tenemos es de 2009 y se le hizo la renovación completa. Se le mejoró el cañón de agua y la iluminación”, dijo Campos. En este sentido, mencionó que esta autobomba, a pesar de no ser nueva, con la modificación que se le hizo les favoreció en el incendio grande que hubo en el pozo de una empresa petrolera hace unos meses atrás. “Lo apagamos con ese equipo”, destacó.

También hay equipos de comunicaciones y uniformes para los bomberos. “La verdad es que estamos esperando que la situación se normalice completamente para retomar las actividades que traíamos antes, como las capacitaciones y más prácticas que son indispensables. Por ahora, regresamos con las que se hacen al aire libre”, refirió.

Lo que debió suspenderse fueron los simulacros, organizados junto a Defensa Civil y los municipios de las dos ciudades. “Si se puede empezar a trabajar en un edificio nuevo sería idea porque este ya no resiste más reparaciones. La prioridad ahora será eso para que sea cómodo y moderno”, acotó.

El aporte diario del personal de Salud


Este año, en el contexto de pandemia, se vio un tanto aliviado con la llegada de las vacunas. Y fue el personal de Salud el encargado de llevar a cabo los operativos de vacunación. La tarea coordinada desde el Vacunatorio y la zona Sanitaria a través de Lía Alfaro y Gabriela Algarte permitió que los vecinos, de las diferentes edades, durante todos estos meses se acercaran a los puntos estratégicos para aplicarse las primeras y segundas dosis para completar el esquema.

Nadie se queda sin vacuna. (Foto: Fernando Ranni).

Entre las dos ciudades ya se colocaron 78 mil vacunas entre los dos componentes. Son intensas las jornadas cuando deben empezar a preparar las instalaciones que disponen cada uno de los municipios, aunque en este último mes también en las escuelas y en los centros de salud.

Los trabajadores sanitarios deben lidiar, en muchas ocasiones, con el desarrollo del operativo en sí para garantizar que todo esté en condiciones y con la ansiedad de las personas que, tal vez ese día, no les corresponde la vacunación.


Comentarios


Seguí Leyendo

50 años al servicio de la comunidad cutralquense