A cada chancho…

... le llega su San Martín. Refrán español (*).



1
#

2
#

3
#

Los pulgones, llamados técnicamente áfidos y vulgarmente “piojos de las plantas” son, como hemos visto el domingo pasado, la primera comida primaveral para otros habitantes del jardín. Los hay de muchas especies y colores, desde amarillos y verdes hasta rojos y negros, pero todos comparten una característica fundamental … se reproducen explosivamente desde fin del invierno en adelante y forman una masa densa y compacta en las partes tiernas de las plantas.

Esta característica, que pone “piel de gallina” a muchos “locos por las plantas”, obedece a una razón muy simple … deben alimentar a toda una serie de otros “bichitos”, “bichos” y bichazos” (según el tamaño corporal) que se alimentan de ellos. Si faltaran en esa época del año, sería catastrófico para todos ellos. Comencemos entonces con una descripción de algunos de ellos, para que vea que no tiene por qué preocuparse.

MICROAVISPAS

Estos insectos son avispas diminutas, muchas veces menores a las del pulgón a parasitar, que en lugar de tener un aguijón al final de su alargado abdomen, tienen un ovipositor, o sea un aparato en forma de cánula que le sirve para perforar la piel de cada pulgón y depositar en él un huevo (foto 1). Más adelante veremos que también parasitan de ese modo a otros insectos de mayor tamaño incluso, como numerosas orugas.

Una vez depositado ese huevo dentro del pulgón, este continúa con su ciclo en forma aparentemente normal, pero en su interior la larvita de esa microavispa se va desarrollando y absorbiendo sus jugos vitales. Luego de un tiempo variable pero muy corto, esa larvita se trasforma en adulto, rompe la piel del pulgón y emerge, dejando detrás de sí una cáscara vacía.

Usted puede observar el trabajo de estos diminutos insectos entre las colonias de pulgones de sus plantas. Son pequeños puntos negros, muy ágiles, que realizan vuelos cortos por encima de las colonias a parasitar.

También son fáciles de identificar observando las colonias de pulgones. Verá que constantemente aumentará el número de los que cambian de color, adquiriendo una tonalidad amarronada, como de cartón. Si con un alfiler los abre cuidadosamente, verá en su interior a la pupa de la microavispa a punto de nacer (foto 2).

Hay numerosas especies de estas minúsculas avispas, algunas de ellas parasitan a numerosas especies de pulgones y otras son más específicas, como la Aphelinus mali, que parasita al pulgón lanígero.

—————–

(*) San Martín es una festividad que se celebra el 11 de noviembre en honor de Martín de Tours, fecha muy señalada en muchos pueblos de España, pues es cuando tiene lugar la matanza del cerdo (Fuente: Wikipedia).

TEODORICO HILDEBRANDT

ELJARDIN@RIONEGRO.COM.AR

jardinería


Comentarios


A cada chancho...