“A Leticia la seguimos buscando”

Sus padres ya murieron. El pedido de justicia lo encabeza su tía.





NEUQUÉN (AN).- Beatriz Erbin, tía de Leticia Veraldi, la adolescente desaparecida en Cipolletti cuando iba desde el comercial Belgrano hasta la casa de los Labrune, aseguró “es un cumplimiento de sueños” el que se lleven a cabo los juicios en los que se debaten los delitos cometidos durante la dictadura. “La buscaron muchísimo, la buscamos y seguimos en la lucha”, sostuvo.

La mujer dijo que “nunca pudimos estar tranquilos ni seguros de que esto iba a suceder: el momento de la Justicia; y está ocurriendo, que se comprueben los datos que dimos en la Conadep, que se puedan poner en el banquillo a quienes fueron los asesinos de toda una generación, no sólo por haber perdido a mi sobrina”.

Erbin asistió esta semana al inicio de la etapa de los testimonios del juicio en el que se debaten los secuestros y torturas ocurridos a partir de 1976 en el Alto Valle.

Como otros asistentes de la jornada del miércoles, vino desde Buenos Aires a escuchar las declaraciones del sobreviviente neuquino, Orlando “Nano” Balbo. “Había leído su historia en el libro de (Guillermo) Saccomano y vine a presenciar esto que es un sueño cumplido, el momento de poner en el banquillo a los asesinos”, reiteró.

Se presentó como la tía de Leticia Veraldi, quien a los 16 años se refugió en el Alto Valle porque en el colegio nacional Vicente López, en Buenos Aires, habían secuestrado a sus compañeros de militancia estudiantil. Antes, habían aparecido quemados en un auto varios alumnos del Nacional Vicente López, donde también había compañeros de Leticia.

“Ella salió de Buenos Aires y vino a quedarse a la casa de los Labrune (fundadores de la APDH neuquina), porque eran amigos de sus padres, y acá la perdimos, explicó Erbin. Cuando la adolescente vivió en Cipolletti, se incorporó al comercial Belgrano, y cuando estaba en quinto año e iba de regreso de la escuela a la casa de la familia Labrune, fue secuestrada. En el establecimiento cipoleño, policías rionegrinos de inteligencia habían estado preguntando por ella antes del secuestro.

“La buscamos muchísimo y seguimos en la lucha, pero nunca pudimos saber cómo terminó su historia, dónde fue a parar; si fue a Campo de Mayo y cómo salió de acá -por el Alto Valle-, no han aparecido datos”, se lamentó.

Con dolor en el alma recordó que “el 14 de abril cumplió 52 años, o habría cumplido. Se la llevaron cuando tenía 17, el 4 de julio de 1977. Fue mucha la búsqueda durante el proceso y después siguió, aunque la sociedad no compartió mucho, no ayudó, y es difícil encontrar si alguien la vio, si estuvo detenido con ella”, dijo.

Explicó que ambos padres de Leticia Veraldi fallecieron. “La mamá al poco tiempo, de cáncer y de angustia, y el padre -hermano de mi marido- estuvo muy enfermo del corazón. Los familiares vivimos esto que la sociedad no vivió: el por algo habrá sido. Era una chica encantadora, inteligente, es seguro que si participó, estaba ligada a los derechos de los que tienen menos y quería un cambio de sociedad”, recordó.

“Cuando uno hizo la denuncia ante la Conadep buscaba esto, que sean juzgados los culpables”, finalizó.

causa “la escuelita” II


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“A Leticia la seguimos buscando”