A puñaladas mataron a un joven en Neuquén

Había estado bebiendo con amigos, quienes lo tiraron en un descampado.

Yamil Regules

El cadáver fue visto por vecinos, de casualidad. Estaban alertados porque lo rondaba una jauría.

NEUQUÉN (AN).- Joel Zapata (20), alias el Menduquito, fue asesinado en Colonia Nueva Esperanza después de participar de una juntada con amigos y conocidos. Le asestaron tres puñaladas en el tórax y un fuerte golpe en la cabeza que le produjo una fractura y el posterior deceso. Los agresores lo abandonaron en un descampado y los vecinos lo encontraron cuando unos perros salvajes rodeaban el cadáver. El hecho ocurrió la madrugada de ayer y el cuerpo sin vida de Zapata fue localizado cerca de las 10 cuando los vecinos observaron una jauría que les llamó la atención y al acercarse descubrieron el cadáver. Se dio aviso a la policía pero cuando llegó el móvil se determinó el deceso, por lo que se dio intervención a la Justicia y se precintó la escena del crimen a la espera de los peritos. Pasadas las 12 la fiscal Sandra Ruixo y el juez Marcelo Benavides dieron la orden de iniciar el peritaje del área, que estuvo a cargo de los especialistas de Criminalística. Una hora después el cadáver fue trasladado a la sede del Cuerpo Médico Forense. La autopsia determinó que Zapata recibió tres certeros puntazos a la altura del tórax, lo que provocó que se desangrara, y presentaba un violento golpe en la cabeza que a la luz de las radiografías se pudo establecer que tenía fracturado el cráneo. La agresión derivó en su fallecimiento. Mientras se realizaban estos peritajes efectivos de la comisaría 20 y del departamento de Seguridad Personal realizaron un rastrillaje y entrevistas a vecinos de la zona para tratar de reconstruir lo sucedido. La identidad de Zapata recién fue develada pasadas las 18 gracias al aporte de un familiar, que se preocupó porque el joven no había regresado a su vivienda en Toma Esfuerzo, en el oeste de la ciudad. Según fuentes policiales que todavía tratan de reconstruir lo sucedido, Zapata fue hasta Colonia Nueva Esperanza para participar de una juntada con amigos. “En el lugar hubo una importante ingesta de alcohol, de hecho encontramos botellas por todos lados”, confiaron. Producto de consumo excesivo de alcohol los investigadores entienden que los participantes de la reunión se podrían haber desconocido o incluso podrían haber salido a flote viejas rencillas que derivaron en la pelea que puso fin a la vida de Zapata. Al cierre de la esta edición no había ninguna detenciones.


Comentarios


A puñaladas mataron a un joven en Neuquén