Abbas se reunió con el Papa y lo invitó a Jerusalén

El papa Benedicto XVI conversó ayer sobre Medio Oriente con el titular de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, quien lo invitó a visitar Tierra Santa.

"Será muy bienvenido en Jerusalén y en todos los lugares santos'', afirmó Abbas en inglés al Papa después de su reunión de 20 minutos a puertas cerradas en la biblioteca pontificia.

El periodismo pudo presenciar la despedida. ``Muchas gracias'', respondió Benedicto. Los dos lucían sonrientes y distendidos.

Abbas dijo luego a la prensa que el Papa "respondió positivamente'' a la invitación, pero no dio una fecha. El mes pasado, el presidente israelí Moshe Katsav invitó a Benedicto a visitar Israel y expresó esperanzas de que la visita se produjera el año próximo.

"Durante las conversaciones cordiales (entre el pontífice y el líder palestino) se pasó revista a la situación en el Medio Oriente", dijo el vocero papal Joaquín Navarro Valls.

"Se destacó en particular la necesidad de integrar todos los componentes del pueblo palestino en el proceso de paz", dijo Navarro Valls en un comunicado, sin entrar en detalles. Aparentemente aludía a los elementos extremistas, considerados responsables de la violencia y el terrorismo.

La violencia alteró las elecciones partidarias internas en los territorios palestinos a principios de semana.

También se discutieron "las dificultades para los católicos en Palestina y su aporte a la sociedad palestina", dijo Navarro Valls en alusión a esta pequeña minoría en los territorios administrados por la Autoridad.

En un encuentro con la prensa en un hotel de Roma, Abbas dijo que el Papa con "su peso simbólico... puede cumplir un papel fundamental por la paz".

Un miembro de la delegación palestina entregó al Papa un documento que, según Abbas, fue elaborado por los habitantes de Belén "para expresar los lazos de amistad y espiritualidad que vinculan al Vaticano con el pueblo de Belén, amada por los cristianos como lugar de nacimiento de Jesús".


Comentarios


Abbas se reunió con el Papa y lo invitó a Jerusalén