Adiós a la vieja ruta 22 cortando la ciudad

El Municipio planifica ponerla a nivel para que deje de ser un obstáculo para el escurrimiento del agua de lluvia. Por debajo se construirá un pluvioaluvional que descargará en el río Neuquén. Implicará además obras de gas, luz y gas.





El nuevo diseño contará con cinco carriles por lado. En el medio se construirá una senda peatonal.

El nuevo diseño contará con cinco carriles por lado. En el medio se construirá una senda peatonal.

La Avenida Vaca Muerta reemplazará a la actual multitrocha –ex ruta 22– que atraviesa la ciudad de este a oeste en esta capital. Es la apuesta a la conectividad de la ciudad del futuro por los próximos 20 años.


El ambicioso proyecto involucra un presupuesto de más de 5.000 millones de pesos; sólo 1.300 integran la etapa inicial en la que el actual gobierno comunal buscará financiamiento externo.

Mientras se produce la toma de crédito, la obra figurará en el actual y los próximos presupuestos de la ciudad. El proyecto ejecutivo y apertura licitatoria está prevista para este último trimestre del año.


Antes de que se declarase la pandemia por coronavirus, la planificación anual indicaba que en septiembre se contaría con los proyectos de obra. Pero desde abril los trabajos sufrieron demoras y solo se pudo avanzar con la primera etapa de 20 cuadras, entre Linares y Gatica.


“No es sólo una obra vial”, sostuvo el secretario de Obras de la comuna, Alejandro Nicola. Debido al impacto que tendrá a lo largo de las tareas con los frentistas y los comercios, se buscó consultar a diferentes sectores.

En números

$5.000
millones costará la megaobra. Solo 1.300 millones serán para la primera etapa.
20
a 30 años es la proyección que estimaron desde la Municipalidad.


Sólo la primera etapa, entre Linares y Gatica demandó interconsultas con el EPAS, con CALF, Camuzzi y frentistas; incluidos los colegios profesionales de ingeniería y arquitectura.


El proyecto involucra cinco vías por lado, bicisendas y un camino peatonal. Se buscará bajar el nivel que actualmente tiene la multitrocha, para que deje de ser un obstáculo vial y pluvial. Hoy la ruta es un dique de contención que impide que el agua de lluvia escurra con facilidad de norte a sur.


La construcción de la avenida Vaca Muerta implica también la previsión de un nuevo pluvial. Se trata de un colector que irá por debajo de la avenida y llevará el agua de lluvia hasta el río Neuquén.


“La avenida Vaca Muerta tiene diferentes servicios, hay que diseñar los estudios para este tercer ducto similar al Villa María o al arroyo Durán. Por otro lado se trabaja con CALF para una solución al abastecimiento no sólo de los frentistas de la cara sur y norte de la nueva avenida sino para mejorar la conducción eléctrica de la ciudad”, dijo Nicola. Especificó que se buscará generar un electroducto de 33 kw para lograr un mejor servicio y una mayor potencia en distintos puntos de la ciudad “para los próximos 20 y hasta 30 años”.


Con el EPAS estamos trabajando en cambiar las cañerías viejas que están en la franja de esta futura venida; con Camuzzi realizamos un trabajo muy importante con los frentistas. Todo lo que hacemos a lo largo de esta traza de 20 cuadras debe ser con una ejecución que implique una buena convivencia de los vecinos con la obra”, sostuvo.

“Todo lo que hacemos en esta traza debe ser con una ejecución que implique una buena convivencia de los vecinos con la obra”.

Alejando Nicola, secretario de Coordinación e Infraestructura.


Aseguró que el municipio buscará la manera de que a lo largo de la realización de los trabajos los que viven a uno y otro lado resulten afectados lo mínimo posible.


Comentarios


Adiós a la vieja ruta 22 cortando la ciudad