Al otro día de la derrota de Viedma

Los primeros reproches internos fueron en el PJ. Sabbatella acusó a Soria por la falta de unidad. El radicalismo sincera su poder y existen abandonos del municipio.



Las derrotas reavivan rencores internos y Viedma no fue la excepción. El justicialismo largó en punta con las rencillas mientras en el radicalismo existe un sutil reacomodamiento, sincerando su poder y, por eso, hay desacople con el gobierno municipal. Pedro Sánchez, hoy concejal electo, presentó su renuncia a Gobierno al finalizar su licencia por la campaña.

Siempre más expuesto, el peronismo exhibió sus diferencias. Mario Sabbatella, reflotó su pelea con el presidente del partido, Martín Soria. Lo responsabilizó con que no permitió la unidad del Frente de Todos en Viedma.

Esa fuerza kirchnerista se dividió en tres listas, quedándose Evelyn Rousiot con el mayor caudal (21,29%) en la boleta del FdT, seguido por Sabbatella con el PAR (10,19%) y el progresista Matías Chironi con Encuentro (3,5%). Sus cosechas suman un 35% frente al 36,4% del intendente electo por Juntos, Pedro Pesatti.

Tras el domingo, los mayores reproches se centraron en Sabbatella. El legislador no calló y cargó contra el roquense.

Entendió que el vínculo con Soria “no tiene vuelta” y manifestó que mientras siga al frente del partido “la unidad y reconstrucción del partido es imposible”.

Pidió llamar al Congreso porque se tiene que “dar una renovación absoluta y abierta. Algo se está haciendo mal” si tenés críticas de “todos los lados”. El “partido se tiene que abrir”, resaltó a LU 15. Vale recordar que Sabbatella tuvo su primer disputa con Soria en el 2017 cuando no pudo participar en la interna por la candidatura a la diputación nacional.

Rousiot se mantuvo en una postura orgánica. Entendió haber tenido el apoyo del partido provincial y nacional, incluyendo el respaldo de los candidatos del FdT al Congreso. “Ellos hacían la campaña nacional, y nosotros la campaña local”, consideró.

El radical Mario De Rege -con el aporte de sus dos listas- fue segundo, con 26%. Una inicial derivación correspondió a la partida de Sánchez de la secretaria de Gobierno. Tuvo, hasta el lunes, licencia aunque -claramente- ya no tenía lugar en una gestión redireccionada por Mario Francioni, un peronista que presidía el Concejo y llegó al Ejecutivo por la muerte del intendente radical José Foulkes.

Anunció, en su asunción, que lo suyo sería una continuidad para cumplir con el mandato aunque luego se detectó que no sería tan así. Se dieron cambios, se designó a Leandro Massaccesi en Gobierno (que ayer formalizó su ascenso con un acto) y, poco a poco, se alineó a la estrategia de Juntos.

“No fuimos ni oficialismo provincial ni municipal”, repitió De Rege, después del domingo. Con su renuncia, Sánchez contó que “nunca me sentí identificado con quienes llegaron al municipio. No comparto ni compartiré sus acciones”, declaró. Reflexionó que, tal vez, debía haberse sido antes. “Yo me fui -entendió- cuando falleció José Luis (Foulkes), en lo personal, político e institucional”.


Para Sánchez, lo de Pesatti en la Capital será un “agujero negro”


El renunciado secretario de Gobierno de Viedma y hoy concejal electo, Pedro Sánchez vaticinó que el ingreso de Pedro Pesatti al municipio será “una especie de agujero negro”, asumirá “sin proyectos” y sus dichos son “típicos de quienes desconocen” la ciudad. “Tendrá un baño de realidad”, dijo.

Esta reacción fue en respuesta al planteo del próximo intendente que la Capital está desorganizada y su prioridad está en la restitución de la autoridad municipal.

Sánchez -que integró ocho años el gabinete municipal- adelantó su control desde el Concejo mientras afirmó que “no escuché una propuesta” de Pesatti, es decir, “será un jefe comunal sin proyectos. Nadie sabe lo que es”.

Entendió que la postura de poder de policía es un “típico comentario de gente que desconoce la ciudad. Está genial porque se van a poder dar un baño de realidad, pero no hay un orden perfecto nunca la ciudad. La ciudad es tan compleja como la gente que vive en ella y está sucia, por lo sucio que somos todos nosotros”, concluyó.


Comentarios


Al otro día de la derrota de Viedma