Alertan por la disminución en la cantidad de cauquenes en Río Negro

En la zona existen tres variedades, cuya situación varía: el colorado, está en peligro crítico; el real está amenazado y el común, se encuentra vulnerable.



1
#

Cauquenes reales, colorados y comunes conviven en distintos puntos de Río Negro y provincia de Buenos Aires(Foto: gentileza antonella lema )

2
#

Los científicos niegan que perjudiquen a la producción.

Una serie de acciones sucesivas estarían provocando la disminución en la cantidad de ejemplares de cauquenes, que el común de la gente lo llama “avutardas” porque se trata de un ave que es lenta en sus movimientos, y no tiene buena imagen entre el campesinado porque se cree que destruyen los cultivos.

Estas apreciaciones surgen de un informe oficial de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable (Sadys) de Río Negro. Sus técnicos realizaron un operativo de monitoreo con el propósito de realizar un censo de las concentraciones post-reproductivas y así obtener un valor de densidad y una distribución poblacional actualizada.

Los datos del censo fueron enviados a la Dirección de Fauna Silvestre y Conservación de la Biodiversidad para ser analizados en conjunto con los restantes relevamientos y la posterior elaboración del informe nacional.

En el diagnóstico se apunta a que la provincia de Buenos Aires, y en menor medida el noroeste de la provincia de Río Negro, representan la principal área de invernada de las tres especies de cauquenes migratorios: el común, el real y el colorado.

Las causas del declive

El estudio da cuenta de que “las causas del declive poblacional de las tres especies, es debido al efecto combinado de varios factores, entre los que se destacan alteración de zonas de nidificación, caza plaguicida – deportiva sin control, caza excesiva en sitios de invernada, destrucción de nidadas por considerarla una especie plaga.

Las tres variedades se encuentran categorizadas de la siguiente forma: el colorado (C. rubidiceps) en peligro crítico, el real (C. poliocephala) amenazada y el común (C. picta) vulnerable.

Desde la Sayds se insiste en que por esas razones es que se consideró indispensable conocer el estado poblacional para “el diseño de acciones y estrategias para su conservación”.

El monitoreo nacional abarca un total de 3.872 kilómetros de ambas provincias, dividido en 10 tramos.

El principal problema histórico de conservación de estas especies en las áreas de invernada es la caza ilimitada y el arreo de bandadas con aviones hacia el mar para que caigan y se ahoguen. Esta práctica considerada nociva se ha llevado a cabo con mayor intensidad en ambos distritos.

Otro factor de alta incidencia, y que preocupa, es el impacto que produce el zorro gris, que fue introducido por el hombre en las zonas de nidificación en Tierra del Fuego, a fines de la década del `40.

Las “avutardas” son aves que hacen sus nidos en el piso. Esta condición pone a la especie en riesgo en virtud de que son presa fácil del zorro que destruye sus nidos y se alimenta de los huevos que encuentran en el suelo.

El coordinador de Áreas Naturales Protegidas (ANP) y de Fauna, Diego Birochio, recordó que las tres especies se encuentran protegidas por la Ley de Fauna Nº 2.056 y Nacional Nº 22421 que prohiben su persecución, y aclaró que “está demostrado desde el punto de vista científico que no produce un efecto perjudicial para el cultivo” en razón de que es “netamente hervíboro” y en consecuencia “es un importante dispersor de semillas de pastos y otras plantas nativas”.

Las costumbres de las avutardas

En época de cría se encuentran en pareja. Crían entre octubre y enero.

Ponen hasta ocho huevos y de la incubación sólo se ocupa la hembra. El macho permanece en las cercanías defendiendo el territorio.

Se pueden asociar en la migración las tres especies.

En invierno migran hacia el Norte de la Patagonia.


Comentarios


Alertan por la disminución en la cantidad de cauquenes en Río Negro