ANALISIS: El objetivo es que no haya fisuras

El presidente Néstor Kirchner dejó en claro ayer que quiere conducir un PJ sin fisuras, aunque el consenso que tejió en estos meses no fue completo, ya que Roberto Lavagna quedó afuera de la estructura.

La jugada de ajedrez que le permitió a Kirchner reincorporar a Lavagna no se plasmó en la estructura que presentó ayer al mediodía, en los últimos pasos que lo catapultarán hacia la presidencia del Consejo nacional Justicialista. El santacruceño logró incluir en su lista a algunas voces críticas como los gobernadores Mario Das Neves (Chubut), Juan Schiaretti (Córdoba), Oscar Jorge (La Pampa) y el senador Carlos Reutemann, en un claro gesto por cobijar a todos. En el caso de Das Neves, el más crítico con el gobierno en el conflicto con el campo y que llegó a pedir la renuncia del Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, Kirchner no habló directamente con él pero le envió señales en la semana a través de terceros y así el chubutense conoció de antemano el lugar que ocuparía en la estructura del PJ: la secretaría de Coordinación.

Si bien los casos son distintos, con el mismo criterio de sumar y no dividir, Kirchner incluyó a Jorge y Schiaretti. Y hasta a Reutemann, que durante el paro de 21 días se puso del lado del agro, sin medias tintas, y hasta cuestionó el rol de legisladores, gobernadores y del Congreso oficialistas. La ausencia de Lavagna marca, en cambio, una puja por los cargos.

El ex ministro planeaba constituirse en uno de los miembros de la mesa chica del PJ, con una vicepresidencia, y ubicar a cuatro o cinco dirigentes cercanos. Pero Kirchner sólo le ofreció una secretaría y un lugar para Eduardo Camaño. En cambio, el santacruceño respondió positivamente al reclamo del sindicalismo, hoy por hoy aliado estratégico del gobierno de Cristina Fernández , y le cedió casi el 10 por ciento de la lista -siete lugares-, el principal de ellos para Hugo Moyano, en una vicepresidencia. En tanto el peronismo bonaerense -ex duhaldismo-, fue reivindicado ayer, con alrededor de un 10 por ciento de los lugares y con el gobernador Daniel Scioli y el vice, Alberto Balestrini, en las primeras ubicaciones.

ESTEBAN SCHMIDT (DyN)


Comentarios


ANALISIS: El objetivo es que no haya fisuras