Aseguran que será difícil garantizar accesos al lago en Bariloche sin expropiaciones

El delegado municipal de Lago Moreno, Claudio Otano, reconoció que los terrenos están pegados, uno al lado del otro, y no se previeron servidumbres ni calles públicas.





El municipio no podrá dar respuesta al creciente reclamo de barilochenses y turistas por la apertura de más bajadas públicas a las costas lacustres sin apelar a la expropiación de tierras, según reconoció el delegado municipal de Lago Moreno, Claudio Otano.

Hace pocos días un grupo de juntas vecinales denunció que, a lo largo de tres kilómetros de costa sobre el lago Nahuel Huapi (entre la calle Furman y Playa Bonita), no hay un solo acceso público a la playa y reclamaron por ese derecho, que está previsto en la Carta Orgánica.

Allí y en otros lugares los vecinos suelen quejarse de que los particulares cercan e interrumplen sendas peatonales para llegar a las playas que permanecieron abiertas durante año por uso y costumbre.

Otano dijo que una cosa es garantizar el libre tránsito por la costa (para lo cual basta con retirar muros y alambrados) y otra, abrir bajadas perpendiculares de uso público. Señaló que esto último es difícil porque “Bariloche arrastra un problema histórico, desde hace 70 años o más, cuando se hicieron estos loteos. Los terrenos están pegados, uno al lado del otro, y no se previeron servidumbres ni calles públicas”.

El funcionario dijo que, en algún caso, se podrá llegar a acuerdos de compensación con los propietarios para que liberen bajadas reguladas y señalizadas, y en otros el instrumento apto sería la expropiación. Consideró que no es utópico expropiar y recordó que, hace una década, ya se empleó ese mecanismo para asegurar un acceso público al lago a la altura de Villa Llanquihue, a la altura del kilómetro 23 de la avenida Bustillo.

Otano recordó que era concejal cuando dieron curso al reclamo que habían planteado los vecinos de aquella zona para recuperar la bajada que usaron durante años, hasta que el dueño de las tierras les cerró el paso. “Hubo primero una ordenanza que declaró la utilidad pública y se expropió con ley provincial -explicó-. Aunque todavía está en vías de ejecución, porque son engorrosas las notificaciones. La dueña es una sociedad anónima de Buenos Aires que no está donde declaró, cambia de domicilio. Pero va a salir en breve. Es una franja de 2 metros por 18 y el costo para el Estado es de 50.000 pesos, porque se paga a valor fiscal”.

Según el delegado, esa misma vía se podría emplear en otros sectores inaccesibles del lago Nahuel Huapi y también del lago Moreno. Insistió en que el déficit de bajadas quedó más expuesto ahora porque se multiplican los reclamos, pero “el problema es antiquísimo”.

Señaló también que la senda “Andrés Quinteros” creada por ordenanza para asegurar la transitabilidad en la costa norte del Moreno todavía no tuvo avances en el terreno.

La concejal opositora Julieta Wallace (impulsora de ese proyecto) señaló que hay una comisión conformada para definir la traza y “una partida presupuestaria prevista” que se debería aplicar. Pero no dio por seguro que este verano ya esté disponible, aunque sea una parte.

Sobre la idea de las expropiaciones expuesta por Otano la concejal del FdT dijo que “habría que recordarle que es oficialismo y que el gobierno podría avanzar en esa línea si tuviera voluntad. Hay bajadas al lago que figuran en el catastro pero que no están abiertas ni señalizadas. Lo primero que tienen que demostrar es que hay una política pública para ese tema, que hoy no se ve”.


Comentarios


Seguí Leyendo

Aseguran que será difícil garantizar accesos al lago en Bariloche sin expropiaciones