Assange y la libertad de prensa



Cipolletti

La libertad de expresión, el derecho a la información y el ejercicio periodístico sin condicionamientos, elementos cuya valoración resulta obvio destacar, reciben cada tanto fuertes embates de sectores que sienten afectados sus intereses de conocerse la verdad de hechos que los involucran.

El caso más notorio es el del periodista Julian Assange, el fundador de Wikileaks, un medio que se ha destacado por difundir miles de documentos secretos, algunos de los cuales pusieron en evidencia crímenes de guerra en Irak del ejército norteamericano, detenciones extrajudiciales en Guantánamo y otras cárceles, así como otros hechos graves de política interna e internacional cuya divulgación afecta la credibilidad del gobierno de ese país, que sin desmentirlo no tuvo otra réplica que demandar su extradición para juzgarlo acusado de espionaje, fraude y abuso informativo

Frente a ello, Assange se asiló en la Embajada de Ecuador en Londres durante 7 años hasta que caído el asilo fue desalojado y recluido en la cárcel de Belmarsh, en Gran Bretaña, en condiciones extremas que ponen en riesgo su salud. En estos días ha comenzado en Londres el juicio por su extradición, reclamada por EE. UU., cuyo desenlace será un precedente insoslayable para el futuro del periodismo del mundo y el libre acceso a la información, un derecho humano fundamental. La libertad de Assange será una condición imprescindible y no negociable.

Salvando las siderales circunstancias entre un caso y otro, también en nuestro país aparecen propuestas tendientes a condicionar a la prensa para evitar que realice libremente su importante tarea.

Por ejemplo, podemos señalar el reciente proyecto de las senadoras justicialistas María Calafamo, Ana Ianni, Nancy González , Ana Almirón y Maria Pilatti Vergara que pretende limitar a los medios para difundir los casos de corrupción en los que participen funcionarios públicos.

En pocas palabras, ambos son actos de censura para asegurar impunidad.

Carlos Segovia

DNI 7.304.065


Comentarios


Assange y la libertad de prensa