“Ataque 2014”



No se trata de una nueva banda roquera, de una serie de televisión o una película de ciencia ficción. Es la sensación que siento al leer la información periodística (“Río Negro” del 12/1/14, pág. 16) donde, entre otras cosas, se hace saber de la firma del expediente que propone un aumento del 27% del boleto del servicio urbano de transporte público en la ciudad capital, por medio del flamante presidente del CD capitalino a cargo del Ejecutivo, David Schlereth. Luego de otras consideraciones sobre el particular, la nota expresa que “antes de tomar su licencia anual ordinaria, Quiroga dejó expresas órdenes de cómo tenía que continuar la intendencia”. Es decir que, entre otras cosas, el intendente habría dejado asegurado el aumento que tanto lo obsesiona, para favorecer a una de sus “prestadoras” preferidas. Claro está que todo queda supeditado a lo que resuelva el CD, cuando al reiniciar sus actividades en unos días más trate éste, que será sin duda uno de los asuntos más importantes. Aunque es verdad también que teniendo en cuenta la actitud corporativa del organismo, puesta de manifiesto en muchas oportunidades, será difícil que la respuesta final le sea desfavorable al poder. Y como argumentando una “solución cantada” en notas televisivas, el concejal Schlereth se manifestó proclive a la aprobación de la suba, diciendo que la gran inflación que se padece en todos los sectores justificaba plenamente una decisión favorable. Le recuerdo al señor concejal que, en consecuencia, esa inflación nos afecta a todos por igual, con la diferencia de que los usuarios no tenemos desde su punto de vista ningún atenuante. Nada se ha dicho con respecto a la urgente e imprescindible mejora en el servicio en general, partiendo desde la impuntualidad en los horarios, con el consabido retraso en las frecuencias, la falta de refuerzos en los horarios pico, el control en los espacios destinados a “paradas”, que son habitualmente ocupados por quienes no respetan las indicaciones de “reserva”. A lo cual debo agregar que ya se han borrado en muchos sectores las líneas que demarcan ese espacio (y no han sido repintados), lo que significa un serio peligro para los usuarios que al estar los lugares ocupados se obliga a los choferes a parar en el medio de la calle, con el consabido riesgo para ascender o descender. Si el objetivo de la aprobación del aumento en el boleto es para mejorar el servicio que presta la empresa, se está muy lejos de la realidad teniendo como antecedente el hecho de que tras todos las subas concedidas nunca se ha visto un resultado positivo en el sentido de mejorar la prestación hacia los usuarios, que somos quienes, en definitiva, aportamos diariamente para la recaudación de la empresa y soportamos una prestación deficiente. Es de esperar de los señores concejales que en el momento de tomar decisiones sobre este particular contemplen todas las anormalidades que a diario pueden escucharse por opinión de los usuarios y alguna vez no actúen corporativamente y dejen de dar la espalda a los ciudadanos, que somos en definitiva quienes les confiamos la misión de legislar para la ciudad y sus habitantes. El rechazo a este nuevo ataque al bolsillo del usuario y la decisión de considerar las anormalidades apuntadas (y muchas más) sería una muestra de que desde la “casa de las leyes de la ciudad” se trabaja para dar respuestas positivas a los vecinos. Antonio Oscar Ragni LE 7.385.689 Neuquén

Antonio Oscar Ragni, LE 7.385.689 Neuquén


Comentarios


“Ataque 2014”