Autocrítica vs. más grieta



Viedma

El reciente anuncio de la fórmula de Cambiemos para afrontar las próximas elecciones, pone sin dudas blanco sobre negro y desnuda un minucioso trabajo, visible para los que no pecamos de ingenuidad, pero sombrío.


Macri- Pichetto es la síntesis perfecta de la profundización de un modelo de país que parece no haber acusado recibo de que aquel 51% circunstancial, fue una arteria que una mayoría eligió ignorando las bondades de un gobierno como el del kirchnerismo, al cual sólo se le enrostró sus fallas, carencias, errores y corrupción, reconocidas, lamentadas por sus mismos dirigentes y suficientes para generar en estos últimos una autocrítica superadora y comprometida.


Reflejo del entendimiento de diversas recriminaciones, Cristina Fernández, sorprendiendo a propios y ajenos, y a pesar de acarrear con una persecución pocas veces vista, no sólo supo mantenerse firme sosteniendo la adhesión popular habitual sino que además, provocó el acercamiento de un sector crítico, coherente, constructor y consiente del momento que atraviesa el país, dentro del arco político y fuera de él, en la gente, en el pueblo.


Como resultado de esa introspección ejecutada por la ex presidenta, la fórmula Alberto Fernandez y Cristina, lograron no sólo desorientar a los maliciosos detractores fanáticos anti- K , sino que además y por partida doble, fue una rotunda muestra de humildad, generosidad, comprensión y evolución por parte de la dirigente política nacional más importante del país y de Latinoamérica.


Por el contrario, a nadie sorprende el final de “el final de Macri y de Pichetto”, era una de las variables, y terminó siéndolo. Coherente porque Macri es la derecha, y el “camaleón” está a la derecha de la derecha y se lo lleva de la mano al ser inepto, sin resistencia alguna.


Nicolas Abelleira Tapia
32.049.598


Comentarios


Autocrítica vs. más grieta