Avanza el presentismo en el Estado rionegrino y aparecen resistencias

El mayor impacto se dio en Educación, donde en el caso de los porteros llegó al 29%. La rebaja media ronda entre 800 y 1.000 pesos.



Los empleados estatales que faltan tienen descuentos en sus haberes. Foto : Marcelo Ochoa

Los empleados estatales que faltan tienen descuentos en sus haberes. Foto : Marcelo Ochoa

La aplicación del adicional por presentismo derivó en descuentos para un 15% de los estatales alcanzados. Esa quita mensual ronda de 800 a 1.000 pesos.

Río Negro implementó un adicional general en el Ejecutivo, enmarcado en un acuerdo salarial de marzo con los gremios, y Economía aprovechó para introducir el criterio de presentismo, aplicando quitas cuando existen ausencias.

En octubre, producto de las inasistencias registradas, las retenciones alcanzaron a un 15% de los estatales con ese beneficio. El mayor impacto lo computa Educación al cumplir con quitas -según los días ausentes- al 29% de los porteros.

La aplicación en el resto de la administración pública es muy inferior, rondando el 6%. La fuerte disparidad ofrece ciertas especulaciones por diferencias de criterio o rigurosidad en los controles, mas allá que históricamente se advirtió un alto ausentismo de los no docentes.

La reducción del adicional es progresiva y la rebaja media rondan entre 800 a 1.000 pesos, que significa un 25% a 30% del monto aplicado.

Desde un principio, Economía -con Agustín Domingo a la cabeza- lideró la postura del cumplimiento efectivo de las exigencias del decreto N° 300 de marzo último. Su artículo 5 establecía que la suma fija general para quienes no tienen otros adicionales se considerará “exclusivamente por las horas efectivamente trabajadas incluyendo solamente las licencias por vacaciones y por maternidad-paternidad, por razones particulares y aquellos casos que determine de manera fundada la Autoridad de aplicación”.

La labor y el seguimiento corresponden a la Función Pública y, en ocasión de cruces en la interpretación, Domingo remitió una misiva interna para ratificar que “se descontarán, a mes vencido, los días hábiles que los agentes registren inasistencias”.

En los meses posteriores, los gremios plantearon cuestionamientos. UPCN lo hace público y, recientemente, informó del logro que la SENAF abonó ese adicional a unos 60 agentes de ese “organismo, a quienes la Función Pública se los había descontado injustamente, generándoles un perjuicio en sus ya maltratadas economías familiares”. ATE silencia su inquietud pero, según trascendió, su aplicación fue analizada por su secretario general, Rodrigo Vicente y la conducción cuando se juntaron recientemente con el gobernador Alberto Weretilneck.

Estos adicionales se plantearon en la negociación de marzo. El gobierno lo presentó como “premios por productividad, eficiencia, estimulo o similares”. Anticipaba -como se formalizó en la norma- tendrán bajas por “inasistencias injustificadas, salvo excepciones, se descontará del importe de manera gradual y proporcional a las horas no trabajadas”. Desde un principio, UPCN cuestionó ese criterio de presentismo, y ATE, incómodo, relativizó esa condición.

En un repaso de cuatro meses (julio, agosto, septiembre y octubre), esa liquidación del adicional general llega a casi 11 mil estatales, repartiendo unos 39 millones mensuales, considerando los desembolsos de octubre. Significan cerca de 470 millones anuales.

La asignación promedio equivale a unos 3.500 pesos, que no son bonificables ni remunerativos.

Inicialmente, en marzo, la escala osciló entre 2.500 a 4.300 pesos, según las categorías. En septiembre, el rango osciló entre 2.900 a 4.836 pesos.


La evolución de los números y los criterios


El descuento por inasistencias afectó entre 1.571 (agosto) y 1.840 (julio) agentes, manteniéndose en un padrón de 10.827 con adicional al presentismo.

En julio, el impacto rondó el 17%, con un 4% en el régimen general y un 38% en porteros. En los tres meses posteriores, la rebaja estuvo en el 15%, con contrastes iguales entre Educación y la Función Pública. La primera llega a quitas del 27% al 29% frente al resto del 4% al 6%.

Este pago se origina -artículo 4° decreto 300- en que “ aquellos agentes que no cobren ninguno” percibirán “una suma fija mensual”, fijando una escala en cuatro rangos por categoría: 1 a 7 con un monto en septiembre de $ 2.901; de 8 a 11 con $ 3.546; de 12 a 16 con $ 4.191; y 17 a superiores con $ 4.836. El 5° fija que para ese pago “se deberá tomar en cuenta exclusivamente las horas efectivamente trabajadas”.


Comentarios


Avanza el presentismo en el Estado rionegrino y aparecen resistencias