Avanza polémica reforma petrolera México

CIUDAD DE MéXICO (dpa) - El Senado mexicano aprobó ayer, en primera instancia, una serie de reformas al sector petrolero, pese a protestas de simpatizantes del líder de centro-izquierda Andrés Manuel López Obrador que habían bloqueado la sede legislativa.

La reforma, contenida en siete dictámenes y menos ambiciosa de lo que pretendía el gobierno del presidente Felipe Calderón, busca dotar de mayor autonomía y capacidad de acción a la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex). Los tres principales partidos políticos, entre ellos el Partido de la Revolución Democrática (PRD), al que pertenece López Obrador, aprobaron las modificaciones en lo general y se reservaron tres artículos para la discusión en lo particular.

La reforma pasará después a la Cámara de Diputados.

En la mañana simpatizantes de López Obrador habían bloqueado el paso de los legisladores hacia la sede principal del Senado en el centro histórico de Ciudad de México y los obligaron a sesionar en la Torre del Caballito, un recinto alterno. Las acciones de "resistencia civil" de López Obrador marcaron una ruptura entre su movimiento popular en las calles y la coalición de izquierda que lo postuló a la Presidencia en 2006, cuyos legisladores aprobaron la reforma y se mostraron "sorprendidos" con el rechazo.

No obstante, la reformulación de algunos artículos podría contribuir a dejar a todos satisfechos. La policía cercó la sede del Senado en el centro histórico de Ciudad de México y montó un fuerte operativo de seguridad. Horas más tarde, cuando los senadores llegaban al recinto en autobuses especiales, los manifestantes bloquearon el paso, algunos tirándose en la calle, y los legisladores tuvieron que cambiar de edificio para sesionar. La reforma petrolera fue consensuada en ocho meses de discusiones entre los partidos, después del rechazo que generó la propuesta original de Calderón, calificada de "privatizadora".


Comentarios


Avanza polémica reforma petrolera México