Bariloche deberá pagar por una demanda de los recolectores de residuos

El reclamo laboral es de los llamados "cola de pato" y originalmente data de la gestión de Cascón. Ahora Gennuso acordó un plan de pagos para cubrir los 4,5 millones de pesos.

Un grupo de 30 trabajadores de la recolección de residuos entabló demandas contra el municipio por diferencias salariales y obtuvo fallos favorables que le costarán a las arcas públicas unos 4,5 millones de pesos, entre las compensaciones ordenadas por la Justicia, más los intereses y honorarios de los abogados.

Los trabajadores que corren junto al camión compactador y cumplen tareas como “cola de pato” (según la denominación referida incluso en la resolución de pago) mantuvieron un largo litigio contencioso administrativo contra el municipio y desde septiembre de 2019 contaban ya con sentencia firme en su favor. Pero recién ahora lograron un compromiso de pago.

Según señalaron desde el Soyem, se trató de una demanda “originada en la época del exintendente Marcelo Cascón” por horarios de trabajo que no eran reconocidos en el salario y que tiempo después se corrigieron.

La reticencia del municipio a saldar esa deuda mantuvo la controversia hasta hoy, cuando una resolución del intendente Gustavo Gennuso formalizó el plan de pago ante las sentencias “monitorias” dictadas en abril pasado por la justicia en los cuatro expedientes en curso. De no hacerlo, los jueces hubieran dispuesto en lo inmediato un embargo de la coparticipación municipal.

Luego de cerrar un acuerdo con los propios trabajadores, el municipio estableció un plan de pago por el capital demandado dividido en seis meses, más un plus final por los intereses, a razón de 127.340 pesos por cada agente.

El municipio deberá pagar también al abogado que los patrocinó con un escalonamiento similar un total de 723 mil pesos, más otra obligación de 33.282 pesos con la caja forense. El costo total por la falla en la liquidación de haberes será entonces de 4.577.000 pesos.


Comentarios


Bariloche deberá pagar por una demanda de los recolectores de residuos