Bariloche volvió a ser la capital del turismo joven

Tras la fallida prueba piloto los jóvenes volvieron a pasear por el centro, aunque la mayor parte de las actividades son en la modalidad de “burbuja”.

La postal se renueva: estudiantes en Bariloche. Foto: Marcelo Martinez

La postal se renueva: estudiantes en Bariloche. Foto: Marcelo Martinez

Los egresados volvieron a Bariloche esta semana con protocolos más estrictos y 350 estudiantes ya recorren la ciudad, tras la prueba piloto fallida de diciembre en la que terminaron decenas de estudiantes contagiados de covid-19 por una presunta irresponsabilidad de jóvenes que viajaron con diagnóstico positivo desde Entre Ríos.

La trascendencia pública de los contagios del primer grupo que llegó en un viaje burbuja en avión desde Entre Ríos y la zona norte del Gran Buenos Aires, generó temor por el efecto negativo y la eventual baja de futuros contingentes, pero hasta el momento el sector no advierte la caída de programaciones por este motivo. 

“El turismo estudiantil es muy dinámico, un día a día”, opinó Daniel García, presidente de la Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche, quien admitió que las empresas grandes que traen contingentes todavía están en etapa de gestionar reprogramaciones de los viajes contratados para 2020. 

El mes pasado se estimaba que unos 60.000 jóvenes cumplirían su viaje en los primeros meses de 2021 pero desde el empresariado ahora no se atreven a dar cifras por la incertidumbre de las restricciones que apliquen las autoridades sanitarias para frenar la pandemia del coronavirus. El factor económico también incide.

Barbijos y grupos reducidos para prevenir contagios. Foto: Marcelo Martinez

Los grupos que llegan ahora a Bariloche son contingentes que reprogramaron sus viajes previstos para el 2020 y continuarán ingresando de manera paulatina al menos hasta marzo. Se estima que podrían cumplir su estadía unos 500 estudiantes en simultáneo esta primera quincena de enero, aunque hay expectativa de que se incremente ese cupo con el transcurso de las semanas.

“La prueba piloto nos permitió analizar los protocolos junto a la municipalidad y la provincia y establecimos protocolos más estrictos a partir de ahora, para brindarle mayor seguridad a los padres”, dijo García.

El nuevo protocolo exige a los estudiantes tener un test negativo de covid-19 realizado 72 horas antes del viaje, cumplir con una semana de aislamiento previo a llegar a Bariloche y completar una declaración jurada más extensa que deben firmar los estudiantes y sus padres como adultos responsables. Ningún otro turista que llega hoy a Bariloche tiene tantas exigencias.

Además, García valoró la gestión de la provincia para que el sector empresario obtenga los testeos necesarios para realizar los análisis de covid-19 a los trabajadores del sector semanalmente. “Con estas medidas tratamos de blindar el turismo estudiantil”, remarcó.

El viaje que realizan hoy es igual al plan contratado, pero con las limitaciones que imponen las medidas sanitarias. Foto: Marcelo Martinez

El secretario de Turismo de la ciudad, Gastón Burlón, consideró que “puede pasar que haya contagios como en cualquier lado, pero los riesgos son menores si se cumplen las exigencias”. Señaló que en la prueba piloto los protocolos funcionaron bien, pero hubo incumplimientos por irresponsabilidades de algunos egresados que alteraron las declaraciones juradas.

El viaje que realizan hoy es igual al plan contratado, pero con las limitaciones que imponen las medidas sanitarias, especialmente en materia de distanciamiento y aforo limitado.

“Es un viaje de egresados diferente, tienen todas las actividades, pero hay protocolos y por ejemplo con las discotecas es más como un tour porque solo están dos horas”, señaló Burlón.

En la ciudad cada contingente se mueve en “burbuja”, es decir que no toma contacto con otras personas a excepción de los trabajadores y operadores de hoteles, transporte y paseos que realizan durante su estadía. Cuando están en presencia de personas ajenas al grupo deben utilizar tapabocas de manera obligatoria e incluso los colectivos de traslados no les permiten el ascenso si hay incumplimientos.

Para salir a realizar compras en los comercios céntricos, se pide que no se desplacen en grandes grupos, como era habitual ver en las calles, y en las discotecas donde se instaló un sistema de renovación de aire similar al que implementan los aviones, se establecieron protocolos estrictos, con un aforo limitado, el traslado puerta a puerta desde el hotel y la permanencia de los grupos en el interior es solo por 2 horas. 

No es fácil controlar el cumplimiento, como ocurre con el común de los turistas y hasta de los residentes.

En los hoteles de turismo estudiantil se dispusieron sectores especiales para realizar áreas de aislamiento en caso de ser necesario y también las agencias disponen en la ciudad de vehículos especiales para realizar traslados de los jóvenes a los lugares de origen en caso de detectarse contagios o exigir aislamiento.

Una empresa desconocida y declaraciones falsas

El viaje que organizó la agencia Soulmax con grupos de estudiantes de Entre Ríos y la zona norte del Gran Buenos Aires, que llegaron en avión el 12 de diciembre pasado, terminó en una mala experiencia para el contingente de 160 egresados y para el sector turístico de Bariloche.

Durante la estadía dos jóvenes manifestaron síntomas compatibles con la covid-19 y al ser testeados dieron resultado positivo. Al regresar a Ezeiza en un vuelo chárter el 20 de diciembre, otros 7 chicos y coordinadores fueron confirmados con la enfermedad, y días más tarde, ya en su lugar de origen, una veintena de alumnos de un colegio privado de Paraná, Entre Ríos, que formaba parte del grupo también se sumó a la lista de afectados.

La municipalidad de Bariloche acusó abiertamente y ante la Justicia a seis estudiantes por alterar la documentación presentada y omitir el resultado positivo en el test PCR realizado antes de viajar. Además, indicó que otro grupo incumplió el aislamiento previo (que antes era de 72 horas), debido a que se realizó un evento escolar.

Los operadores del turismo estudiantil también cuestionan por lo bajo a la empresa operadora que organizó el viaje, Soulmax, que según señalan no es habitual en Bariloche y trajo este contingente cuando se frustró el viaje a Brasil que ya habían abonado los egresados. Por eso no realizaron el circuito tradicional de actividades del turismo estudiantil, se alojaron en la base del cerro Catedral donde no hay hoteles destinados a este segmento, y asistieron a un local nocturno cercano al hotel que abrió sus puertas para ofrecerles una fiesta particular.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Bariloche volvió a ser la capital del turismo joven