Batidos para bajar de peso: ¿mito o realidad?

Una opción de moda que, sin el asesoramiento adecuado, puede ser perjudical para el organismo. Consultamos a Paola Urrutia, médica de Bionut Obesidad.

Muchas veces la desesperación por lograr un descenso de peso rápido, efectivo y fácil, lleva al uso de productos con poca evidencia científica que incluso pueden resultar dañinos para la salud. La Dra. Paola Urrutia, médica especialista en obesidad explica entre ellos están los batidos caseros como comerciales, que ofrecen una pérdida de peso rápida, siendo una opción muy tentadora pero no tan saludable, para aquellas personas que no quieren realizar un cambio alimentario ni actividad física.


Algunos están hechos a base de polvos que contienen proteína y fibra, y suelen utilizarse como complemento a un plan alimentario pero que, de ninguna manera sustituyen a la alimentación convencional. Los batidos mágicos inducen a reemplazar la comida por esos polvos, generando disminución de peso, no por quemar grasas, sino por el aumento en la pérdida de líquidos haciendo más lento el metabolismo.


Según manifiesta la doctora el problema llega a largo plazo ya que este sistema ocasiona un estado de malnutrición, debido a que no existe el aporte de vitaminas y minerales esenciales para la salud, por lo que no puede ser sostenido por mucho tiempo.


“No existe evidencia científica que indique la utilidad de los batidos para adelgazar, por lo que no se recomiendan como esquemas de uso en el proceso de descenso de peso”, agregó Urrutia.


Hay dos tipos: los productos comerciales, que son formulaciones en polvo con un concentrado de proteínas, fibras y, algunas veces, ácidos grasos, y se usan como reemplazo de una de las comidas.

Por otro lado, existen los caseros que son preparaciones a base de frutas y verduras que muchas veces añaden un elemento antioxidante como el té verde. Suelen consumirse con la idea de ser sustancias que queman grasa. Sin embargo, su accionar está dado por la fibra proveniente de las frutas y verduras con las que se prepara, cuya acción es inclusive más significativa si se consume como parte convencional de ensaladas o frutas en una alimentación balanceada.


Para la especialista la alimentación tiene que ser equilibrada, donde se puede comer de todo sin permitidos ni prohibidos, ya que lo importante son las porciones, las ingestas en horario y la capacidad para combinar los alimentos.


El equilibrio permite tener el aporte necesario de vitaminas y minerales sin necesidad de suplementos, además de generar activación metabólica si se aporta una cantidad óptima de proteínas por eso, la clave para llevar un plan y mantenerlo en el tiempo es la organización y el continuo aprendizaje sobre los beneficios de una alimentación consciente que permite la combinación de productos aprovechando al máximo sus ventajas y no la restricción innecesaria.

“Los mejores resultados se ven al entender que la obesidad y el sobrepeso son problemas de salud con causas multifactoriales y que por tanto necesitan un tratamiento multidisciplinario. Debe tener un soporte tanto médico como nutricional, psicológico y físico, en donde el paciente sea tratado de manera integral, tanto desde el punto de vista médico como también del emocional”, detalló la profesional.


Hizo hincapié además en la reeducación alimentaria, la realización de actividad física progresiva, la terapia psicológica y el control de las comorbilidades que puede tener un paciente con obesidad, ya que son pilares fundamentales en el tratamiento.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Batidos para bajar de peso: ¿mito o realidad?