Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Bigotes sí, bigotes no



Un libro apasionante. Atrapante. Que puede llamar a equívoco si, guiado por el título, quien aborda su lectura cree que encontrará lo que reza el título: “Historia del turf argentino”. Sí, es una historia en esa línea, con ese objetivo. Pero de la profesionalidad de Roy Hora –un hombre joven con singular formación intelectual– emerge una seductora historia social del país que se formó a partir del último cuarto del siglo XIX y se prolongó hasta mediados del XX. Vale, claro, que no se puede historiar el mundo de los burros sin reflexionar sobre la sociedad que lo anima. Su estructura de poder. Su mundo simbólico. Sus usos y costumbres. Pero Roy Hora arma el relato de vivencias, estilos, paradigmas ideológicos, cotidianidades, etcétera, vía un impecable manejo de fuentes. Un trabajo minucioso donde nada parece haber quedado librado de ser abordado y –fundamentalmente relacionado– con el conjunto que se estudia.

Así, por caso, las páginas del libro atrapan incluso desde los laterales del objetivo fijado: el turf.

El tema de la “pelambre” de los jockeys, por ejemplo. El entrevero entre ellos y el Jockey Club, cuya Comisión de Carreras les prohíbe usar barba. Y lo más grave: tampoco bigotes. Ataque directo a eso que “Caras y Caretas” definía en 1907 como “símbolo facial de la virilidad y de la fuerza, sueño dorado de, digámoslo así, nuestra adolescencia”. Prohibición que se sumaba a otra más antigua: los jockeys no podían festejar sus triunfos públicamente. Prohibición esta que –señala Roy Hora– “era un mensaje destinado a poner de relieve que el mero hecho de guiar un caballo triunfador no hacía a los jinetes acreedores de reconocimiento alguno por la victoria obtenida”. El jockey estaba de más. Socialmente importaban el propietario del caballo y este. Pero lo de los bigotes –fundado en línea a seguir “domesticando” a los jockeys– generó un intenso revuelo. Se dividió la prensa. La sociedad. Una biblioteca a favor, otra en contra. Un grupo de los más afectados organizó una huelga que no prosperó. Finalmente, perdieron los bigotes.

Luego, otra historia.

(Roy Hora es historiador y profesor en la Universidad de Quilmes. En el 2001, la Universidad de Oxford le editó “The Landowners of the Argentine Pampas. A Social y Political History. 1860-1945”. En Argentina –vía Siglo XXI– ha publicado “Historia económica de la Argentina en el siglo XIX”, “Los estancieros contra el Estado. La Liga Agraria y la formación del ruralismo político en la Argentina moderna”, “Historia del turf argentino” y, recientemente, “Los terratenientes”)


Comentarios


Bigotes sí, bigotes no