Buscan salidas para los que quedaron afuera

De las 50 personas que reclaman viviendas, 17 no reúnen los requisitos. Barajan alternativas para no excluirlas.




NEUQUEN (AN).- El relevamiento que hizo el Instituto Provincial de la Vivienda sobre las 50 personas de Confluencia que reclaman una vivienda determinó que 33 de ellas cumplen con los requisitos, por lo que la Comisión de Vecinos y el gobierno deberá determinar cómo se resuelve la situación de las otras 17, informó ayer el ministro de Desarrollo Social, Jorge Lara.

La noticia, lejos de tranquilizar los ánimos, terminó por enfrentar a los vecinos de Confluencia donde afloraron las disputas y las quejas contra las personas que tuvieron a su cargo la confección de las nóminas. Es que hay familias que, en principio, no cumplirían con los requisitos por distintas cuestiones.

Lara admitió que otra cantidad similar de vecinos de ese mismo barrio se presentó en el ministerio para reclamar por una vivienda. "Dispuse que también se haga un relevamiento de estos vecinos, pero en principio el plan de viviendas que está por terminar será para quienes están en el primer listado", aclaró. Esta decisión fue, precisamente, la que enervó a los vecinos que quedaron fuera. Anoche poco después de las 22, Lara y la comisión que representa a los postulantes a viviendas acordaron solucionar detalles puntuales de los papeles de algunas familias y se ratificó que quienes no obtengan vivienda recibirán un terreno y materiales.

El miércoles circularon versiones sobre malestar en el barrio porque los funcionarios del IPVU y del ministerio estuvieron allí hasta el lunes y luego no se tuvo más noticias de ellos. Incluso en la reunión que la Multisectorial de Neuquén mantuvo con diputados el miércoles se habló de posibles medidas de fuerza como la volver a tomar la casas. Lara sin embargo aseguró que en ningún momento perdió contacto con los miembros de la Comisión de Vecinos ni con los sacerdotes Francisco Flynn y Mauro Cavalleri. "Hubo cortocircuito entre ellos o alguien quiso meter la cuchara" dijo el ministro. En cuanto al relevamiento del listado que armó la comisión, Lara dijo que "el IPVU trabajó sábado y domingo en las encuestas que recién se pudieron terminar el lunes porque faltaban cinco o seis casos".

El trabajo debía determinar quiénes cumplían los requisitos flexibilizados, es decir "que tengan ingresos, que sean nativos de Neuquén, que vivan en el barrio, que no hayan sido adjudicatarios de viviendas y que tengan un grupo familiar constituido" indicó Lara. Del relevamiento surgió la existencia de tres subgrupos: uno donde están los que cumplen los requisitos y tienen ingresos; otro, de sólo dos personas, que cumplen los requisitos pero no tienen ingresos, y el resto que no cumple los requisitos.

El primero lo integran 33 vecinos, el segundo dos y el tercero 15. De este último hay distintos casos, por ejemplo dos personas que ya han sido adjudicatarias, otras que son extranjeras indocumentadas, otras menores de edad. El ministro aclaró que este primer relevamiento "hay que chequearlo para determinar correctamente la situación de cada uno". Dio como ejemplo el caso de las personas que ya han sido adjudicatarias: "puede ocurrir que sean mujeres que recibieron una viviendas durante un matrimonio anterior, se separaron y ahora constituyeron una nueva familia".

Otro grupo que también pide casas

NEUQUEN (AN).- Un nuevo grupo que integran alrededor de 50 vecinos de Confluencia le reclamó al ministro Jorge Lara ser tenido en cuenta en la entrega de las viviendas. "Serán entrevistados y tendrán prioridad para otras entregas, pero éstas -el plan de viviendas actual- ya están comprometidas", dijo el funcionario.

Los integrantes de este nuevo grupo se presentaron días atrás "con el planteo de que ellos también vivían en el barrio, cumplían con lo requisitos y querían ser tomados en cuenta". El ministro dispuso que desde el IPVU se les hiciera una entrevista personal para hacer un relevamiento de la situación de cada uno de ellos. De todos modos deberán esperar a que se construya un nuevo plan, a menos que con el primer listado no se pueda cubrir el cupo de las 50 viviendas que están para entregar.

Lara explicó que en el acuerdo al llegó con la Comisión de Vecinos se dejó en claro que "los que no cumplían con los requisitos no iban a poder estar en este programa".

Uno de los puntos centrales de este programa es que las casas deben ser pagadas por los adjudicatarios. Si bien se flexibilizaron los requisitos y entre éstos el monto de la cuota que deberán pagar, lo cierto es que no se entregarán gratis.

El plan de 50 viviendas está listo para ser entregado. Según los datos que maneja el ministerio resta hacer la obra de conexión de las cloacas, trabajo que demorarán entre diez y doce días. Una vez que esté el final de obra, las casas podrán comenzar a ser ocupadas.

El ministro Lara informó que con la Comisión de Vecinos deberá comenzar a trabajar ahora "en ver cómo se resuelve la situación de aquellos que por distintos motivos no cumplen con los requisitos que se exigen para ser adjudicatario".


Comentarios


Buscan salidas para los que quedaron afuera