Caferra: "Se destrabó cuando Villar entendió que no le quería vender un buzón"

El defensor general subrogante participó de la negociación durante la toma de un rehén en Zapala. Aseveró que lo que contiene el acta es posible de cumplir.

Caferra, de saco y corbata, junto a Villar en la firma del acta. (Foto: César Soria)

Caferra, de saco y corbata, junto a Villar en la firma del acta. (Foto: César Soria)

El defensor general subrogante, Raúl Caferra, dijo ayer que la toma de rehén del viernes “se empezó a destrabar cuando le hice saber a Andrés Villar que existe la posibilidad de pedir una nueva cámara Gesell junto con el recurso de revisión de la condena”.

Caferra aseguró que “mi postura siempre fue que había que hacer una propuesta dentro de lo legal, sin dar falsas expectativas y sin mentir”.

“A Villar le dije: por más que baje el presidente Alberto Fernández y te diga que mañana van a hacer de nuevo la cámara Gesell, es mentira, es imposible. No te puedo prometer cosas que no dependen de mí. Es como si te prometiera que Gimnasia va a salir campeón”, relató el defensor a Río Negro.

Pero “está la posibilidad de pedir, si es que la cámara Gesell estuvo mal hecha, que la hagan de nuevo. Cuando supo eso se tranquilizó, porque entendió que no le estaba vendiendo un buzón”.

Admitió que la fiscalía y la defensoría del Niño se opondrán, pero "la herramienta está, la posibilidad existe".

Lo mismo aseveró sobre la causa penal que le iniciaron por el secuestro: "El acta no dice que quedará impune, como pedía Villar al comienzo de la negociación".


La negociación en Zapala


Señaló que viajó a Zapala apenas se enteró de que el defensor jefe Pablo Méndez atravesaba esa situación “porque era lo que correspondía. Mi rol era defender la vida de Pablo y también de esta persona”.

En la ciudad se encontró con el fiscal general José Gerez. Los dos firmaron el acta “que no tiene nada de imposible cumplimiento”, afirmó.

También dejó en claro que “el rol de la defensa pública es de absoluto compromiso con nuestro asistido, lo cual no quiere decir que compartamos el hecho que se le imputa”.


Prisión preventiva por 60 días


El punto 9 del acta firmada el viernes, que puso fin a 11 horas y 10 minutos de toma de rehén en Zapala, dice que “el fiscal general garantizará una salida alternativa a fin de que el señor Andrés Villar no sea sometido a juicio penal por el hecho cometido en el día de hoy”.

Como adelantó Río Negro, el cumplimiento de este -y otros- puntos es imposible. En efecto, ayer Villar fue acusado y se dictó su prisión preventiva por “privación ilegítima de la libertad”, un delito que tiene una pena mínima de 8 años de prisión.

El acta que puso fin a la toma de rehén.

La acusación y la detención preventiva alcanzó a su hermana María Cristina Villar, quien lo ayudó a cometer este gravísimo hecho del cual fue víctima el defensor jefe Pablo Méndez.

La audiencia de formulación de cargos se realizó ante la jueza de Garantías Carolina González, quien impuso 60 días de prisión preventiva para los hermanos tal como pidió la fiscal Laura Pizzipaulo.


Desde sogas hasta caramelos


“Lo de ayer no fue una acción en estado de emoción, de nervios. Ustedes fueron con una cantidad de elementos, sogas, cadenas, machetes, cuchillos, preparados para hacer este secuestro”, les dijo la jueza a los Villar.

Se fijó un plazo de investigación de cuatro meses. Andrés Villar ya fue declarado responsable, en un juicio que terminó el jueves, de abuso sexual agravado, por lo que podría recibir otros 8 años de prisión.

Como prueba de que los hermanos fueron preparados para su cometido, la fiscalía enumeró los elementos que les secuestraron una vez terminada la toma de rehén: un machete, un cuchillo, un bastón extensible, una cadena de hierro (con los que amenazaron a Méndez), sogas, rollos de cinta (los usaron para atarlo a una silla).

También portaron un pulóver de lana, una toalla, dos candados nuevos, dos pendrive, una botella de alcohol etílico, un rollo de papel higiénico y caramelos duros.

Villar reclamaba que revisen su declaración de responsabilidad en el abuso agravado de una adolescente. Pedía que le hagan una nueva cámara Gesell a la víctima, otra medida a la que le dijeron que sí pero que jamás tendrá lugar.


La víctima


“La coacción no era respecto de Méndez, era respecto de otra persona, que (pretendía que vuelva a) declarar en cámara Gesell”, hizo notar la jueza González en la audiencia de ayer.

Según la fiscal Laura Pizzipaulo, la toma de rehén duró 11 horas y 10 minutos.


Defensores públicos


La defensa estuvo a cargo de Diego Simonelli y Alina Vanessa Macedo Font, ambos de Cutral Co. Intervinieron vía remota.

Expresaron su repudio al hecho y la incomodidad que les provocó intervenir en el caso porque la víctima es un compañero de trabajo, pero garantizaron la custodia de los intereses de los imputados.

Villar habló al final de la audiencia. Dijo que aceptaba la preventiva, pero pidió una medida más atenuada para su hermana, que tiene dos hijos y trabaja.

La jueza le explicó que ya había tomado una decisión, y que le quedan las instancias de revisión e impugnación.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Caferra: «Se destrabó cuando Villar entendió que no le quería vender un buzón»