Cárcel de Senillosa: los presos siguen reclamando

Se realizó ayer la segunda audiencia judicial. Los que hicieron la protesta se sienten “discriminados”.



NEUQUÉN

NEUQUÉN (AN).- Continúan los reclamos de los internos de la cárcel de Senillosa. Ayer en una audiencia judicial tres de los que mantuvieron una huelga de hambre la semana pasada denunciaron que luego de la protesta permanecieron toda la semana encerrados y que los pocos que accedieron al patio fue para reparar los errores de construcción del edificio.

Los pormenores de la vida interna del nuevo penal fueron ventilados a raíz del hábeas corpus colectivo que desde el Ministerio Público de la Defensa presentaron los 21 internos que, para hacer sentir sus reclamos, estuvieron casi cinco días sin comer.

Mientras se reconoció que algunos problemas de infraestructura como los desbordes cloacales y en las duchas se solucionaron y la comida comenzó a llegar un poco más caliente, dijeron que “en toda la semana no tuvimos ni un momento de esparcimiento, nos tuvieron encerrados todo el día”.

Señalaron que toman tal medida como una “discriminación” producto de la protesta.

“Los internos de la otra ala sí tuvieron tiempo en el patio,. De nosotros los únicos que salieron fue para tapar las zanjas que se hicieron para arreglar las cloacas”, señalaron.

Fue la segunda audiencia y tuvo como objetivo que la jueza de Ejecución Penal, Raquel Gass, analizara el cumplimiento del hábeas corpus presentado y debatido la semana pasada.

Por ello se citó a Miguel Garretón del ministerio de Seguridad y a Graciela Spinelli, directora de Educación en Contexto de Encierro del CPE.

Mientras ambos detallaron los trabajos realizados desde el mantenimiento y para la puesta en marcha de un curso de panificación, respectivamente, Gass y el defensor Julián Berger mantuvieron duros cruces con el director del penal, el subcomisario Leonardo Correa.

El uniformado admitió que se diagramó una hora de esparcimiento en el patio por semana para cada ala del penal, se dispuso los días de visita coincidentes con los de clases y que recién en 15 días se contaría con un microondas para las comidas.

Es por esto que Gass ordenó a la policía que mensualmente eleve a la justicia un informe del estado de la cárcel y se convoque al Servicio de Mediación para tratar de compatibilizar los horarios de esparcimiento de ambos pabellones.

Sí se acordó cambiar los días de visita a miércoles y sábado al igual que en las demás cárceles de la provincia.

En tanto que Garretón reveló varias fallas estructurales en la unidad.


Comentarios


Cárcel de Senillosa: los presos siguen reclamando