Carta abierta a Soria



Resulta difícil escribir después de lo acontecido el pasado domingo, donde la jauría política propia y extraña se despachó a gusto hasta lograr hacer leña del árbol caído, rematando su accionar con la reunión de intendentes propiciada por M.A. Pichetto pidiendo su cabeza.


Pero, nobleza obliga, y por la gran amistad que en poco tiempo forjáramos con su padre, políticamente hablando, y conociendo los proyectos que como sueño él tenía para esta provincia, me permito realizar la siguiente observación:
El análisis político aunado y decantado recaerá en el hecho de haber desplazado buena parte del equipo formado por su padre durante años, políticos de trayectoria, equipo de “verdaderos peronistas”, la incorporación de M. Odarda de extracción radical, pasaje a la C.C. ARI de Lilita Carrió, acérrima oponente a CFK y hoy devenida en el FpV. Es indudable que la diferencia entre lo que hubiera sido el resultado, de haber prosperado la candidatura de A. Weretilneck (5.5 %) y Arabela Carreras (17%), remite a que evidentemente hubo fuga de votos de Cambiemos, de partidos de izquierda y de peronistas desencantados por cuanto en la lista no estaban presentes sus líderes naturales, posiblemente esto se traduzca en subestimar al electorado .


Pero no todo está perdido, aún queda mucho trabajo por hacer en las candidaturas para las intendencias y, en el largo plazo, Dios tiene un tiempo perfecto para uno -nunca temprano, nunca tarde-, se requiere de mucha paciencia y mucha fe, pero vale la pena la espera, sino, como dice Viktor Frankl “Cuando ya no somos capaces de cambiar una situación, nos encontramos ante el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”.


Silvano Giacolla Caruso
DNI 8.119.343


Comentarios


Carta abierta a Soria