Cartas: El estado de sitio



“Sobre llovido mojado”, el viejo dicho español, perfectamente aplicable a los argentinos que, a la grave situación económico-social por la que transitamos se agrega, agravándola con seguridad, esta pandemia del coronavirus. En nuestro descargo podemos decir que, a diferencia de aquella, esta desgracia sanitaria nos viene de afuera, pero su agravamiento correrá por nuestra cuenta y no tendrá mas protagonistas que nosotros mismos si no asumimos las responsabilidades pertinentes.

En el marco de sus facultades el Gobierno ha tomado medidas extraordinarias que tienen que ver con derechos individuales como son el aislamiento social o la prohibición de transitar o trabajar, salvo casos especiales, conforme el asesoramiento de expertos en la materia atendiendo la magnitud de la crisis tal cual la caracterización de pandemia hecha por la Organización Mundial de la Salud.

Desde algunos ámbitos gubernamentales se habla de imponer el estado de sitio, una medida que está contemplada en la Constitución nacional solamente para los casos de conmoción interior o ataque externo (Art. 23 ) y cuya aplicación tal vez traería más problemas que soluciones en razón de que el principal efecto es la suspensión de las garantías y derechos individuales, con los riesgos y peligros que tal cosa significa para los ciudadanos. Por caso, hoy una persona que transgrede las disposiciones y es detenido queda a disposición de la Justicia. En caso de estado de sitio queda a disposición del Poder Ejecutivo, una diferencia sustancial. Tampoco se justificaría su implantación en un gobierno democrático cuando ese gobierno tiene las herramientas legales y los mecanismos -Poder Judicial y fuerzas de seguridad- para asegurar el control de la situación a través de las medidas y acciones que estime necesarias.

Claro que cualquiera sean esas medidas tendrán eficacia en tanto y en cuanto la población -es decir, nosotros mismos- tomemos en cuenta la gravedad de la situación en que estamos inmersos y asumamos nuestras responsabilidades como individuos y como sociedad teniendo en cuenta que en ello lo que está en juego es nada más y nada menos que la vida.

Carlos Segovia

DNI 7.304.065

Cipolletti


Comentarios


Cartas: El estado de sitio