Masacre en las rutas





Todos los días leemos con dolor sobre los múltiples accidentes y muertos en nuestras lamentables rutas argentinas. Recientemente tuve la suerte de viajar a la provincia de San Luis, y de gozar aunque sea momentáneamente de la ilusión de tener un país con autopistas del primer mundo; buen asfalto y señalización adecuada. Duró poco. Tuve que volver a casa por la ruta 151, donde La Pampa y Río Negro compiten para ver quien la tiene más destruida: Pavimento deformado por el paso de camiones, cráteres inevitables, mala señalización. En esa ruta confluyen la circulación, no solo de esas dos provincias mencionadas, sino también de los vehículos que transitan desde y hacia Mendoza, Neuquén, Buenos Aires, etc. Alto tránsito de camiones, camionetas, traffics de personal, equipos para el petróleo, turistas…A todo esto se suma la imprudencia habitual de los suicidas/homicidas que quieren sobrepasar a otros para circular a velocidades imposibles. ¿Hasta cuándo tendremos que esperar a que los gobernantes -de todos los signos políticos, nacionales y provinciales- entiendan que hacer buenos caminos salva vidas?. Sin buenos caminos no hay campañas de educación vial y controles de tránsito que alcancen para detener esta masacre.

Pablo Hernán Sosa
DNI 13670589
NEUQUÉN


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Masacre en las rutas