Casi una tragedia en el robo a un quiosco



#

Diego von Sprecher

ALLEN (AA).- Un hecho delictivo que ocurrió en la madrugada de ayer en Allen pudo haber terminado en una tragedia para un panadero y una mujer policía que intervinieron para truncar un robo a un quiosco. Uno de los tres ladrones que protagonizaron el episodio intentó apuñalar a ambos con una cuchilla tipo carnicera pero por apenas unos centímetros no los hirió. Anoche un expolicía y uno de sus hijos fueron detenidos en la calle Velazco al 1.000 porque sospechan que fueron los autores del hecho, junto a otro de los hijos. Todo ocurrió cerca de las 4:10 en la esquina de San Martín y San Luis, en el barrio Santa Catalina, un sector en el que la delincuencia mantiene en vilo a la mayoría de los vecinos. En ese lugar, donde está ubicado el quiosco “Quillahue”, un joven ladrón forzó la persiana de una ventana e ingresó al local para robar. Mientras tanto dos cómplices esperaban afuera el botín y hacían de campana. Dos panaderos que a esa hora de la madrugada se encontraban trabajando advirtieron lo que estaba sucediendo y, sin medir el riesgo, intervinieron para evitar el robo. Uno se encargó de llamar por teléfono a la Policía y el otro fue directamente a enfrentar al malhechor. Habían logrado reducir al ladrón cuando llegó una mujer policía, y a situación estaba prácticamente controlada pero los cómplices entraron en acción y uno de ellos, con una cuchilla de gran dimensión, le arrojó varias puñaladas al panadero y la mujer policía. El sujeto atrapado pudo liberarse y los tres huyeron. Un tajo en camiseta del panadero quedó como testigo del ataque a cuchillazos, que pudo haber sido una tragedia como la de Cipolletti. En los allanamientos realizados ayer por la noche detuvieron al ex policía y su hijo, y buscan al tercer delincuente.

Ocurrió en el barrio Santa Catalina de Allen.


Comentarios


Casi una tragedia en el robo a un quiosco