Caso Muñoz: con perros adiestrados buscarán rastros

Ayer declaró el oficial Morales, uno de los policías que realizaron el allanamiento ilegal. Los canes fueron pedidos por la querella.



#

La investigación a cargo del fiscal Govetto aún no logra dar con los autores.(Foto: Archivo )

Caso Muñoz: con perros adiestrados buscarán rastros

La familia del oficial ayudante de la Policía de Río Negro, Lucas Muñoz, tiene expectativas de que “Duke”, el perro que arribó a esta ciudad con su adiestrador y otros dos canes, encuentre algún rastro en el sitio donde hallaron el cuerpo del policía asesinado. El objetivo es que esa diligencia arroje indicios del lugar donde estuvo cautivo Muñoz.

Así lo explicó ayer Javier Muñoz, hermano de Lucas, en diálogo con “Río Negro”. Explicó que es una diligencia que como querellantes en la causa habían pedido al juez Bernardo Campana. Javier dijo que el perro adiestrado intervino en otros casos y contribuyó en la búsqueda de rastros que sirvieron a las investigaciones en marcha. Los perros llegaron ayer a esta ciudad.

“Lo habíamos pedido hace rato, mientras Lucas estuvo desaparecido y le di todos los datos al gobernador (Alberto Weretilneck) pero trajeron perros adiestrados de otro lado para la búsqueda”, recordó Javier.

Hasta el momento se desconoce dónde Muñoz estuvo cautivo mientras permaneció con vida. Los investigadores creen que lo asesinaron pocos días antes de que hallaran su cuerpo en un descampado, en cercanías de la Ruta de Circunvalación, a menos de 2 kilómetros de la comisaría 42 del barrio 2 de Abril de Bariloche, donde trabajaba.

La investigación en marcha para esclarecer el crimen del policía de 29 años, a cargo del fiscal Martín Govetto, aún no estableció el lugar donde estuvo retenido. Tampoco hay imputados como presuntos autores del homicidio. Mucho menos se pudo establecer hasta ahora por qué lo asesinaron de un tiro en la nuca. Se desconoce el calibre del proyectil que usaron.

Ayer al mediodía se presentó en Tribunales Maximiliano Morales, amigo y compañero de trabajo de Muñoz. Morales llegó al tercer piso escoltado por tres policías de la PSA. Allí, se anunció y Govetto lo recibió en su despacho.

La presencia de Morales alimentó varias conjeturas. Fuentes de Tribunales comentaron que se trató de una declaración testimonial, pero no trascendieron detalles. Sólo se supo que no surgieron grandes novedades. Morales está procesado sin prisión preventiva por el delito de allanamiento ilegal del domicilio de Muñoz, junto con el oficial Luis Irusta.

El caso Muñoz desconcierta a los investigadores. Muñoz salió alrededor de las 13 del 14 de julio pasado de su domicilio para ir a trabajar en la comisaría 42. Subió a un colectivo y descendió en la avenida Juan Herman, a pocas cuadras de la unidad policial. Allí, dos agentes lo cruzaron y vieron que dialogaba con el conductor de un Chevrolet Corsa.

No llegó a trabajar. Estuvo 27 días desaparecido y las sospechas apuntaron a una posible intervención de policías en su desaparición, lo que generó una crisis interna en la Policía de Río Negro que salpicó al gobierno provincial. Policías el Coer hallaron el cadáver el 10 de agosto pasado. Estaba vestido con su uniforme, tenía su arma reglamentaria, su documentación y hasta su celular. Sólo faltaba una mochila. Lucía afeitado y sin indicios de haber bajado de peso por el cautiverio.


Comentarios


Caso Muñoz: con perros adiestrados buscarán rastros