“Catilinaria”



El pasado 9 del corriente se publicó una nota en este diario que pasó casi desapercibida. Se refiere a una obra menor, cual es la ampliación de veredas en Río Colorado. Sin embargo, llama la atención esa noticia, por los fundamentos que expresa el intendente de la localidad. En efecto, Juan Alfonso Villalba dice: “Cuando teníamos la intención de comenzar, no nos dejaron iniciarla porque les causábamos perjuicios económicos a los comercios”. Sigue diciendo que antes de fin de noviembre estará terminada, que el gasto importa 155 mil pesos y que son fondos propios. Varios vecinos comentan en el sitio web del diario, aunque en la noticia publicada, el cronista omite cualquier opinión. Lo que resulta evidente es que los vecinos se oponen. ¿Por qué, entonces, esa determinación de realizar, pese a todo, esa obra? La realidad es que tal obra no está proyectada, no tiene aprobación del Concejo Deliberante, no está prevista en el presupuesto municipal, no tiene ni el más mínimo estudio de impacto ambiental y los vecinos, volvemos a decir, se oponen. Uno de los aspectos básicos de esa oposición es la cuestión de los niveles, que hace que en el lugar previsto para bajar las veredas, en la mayoría de los casos, cuando llueva, las casas se inundarán. Algo tan sencillo no es tenido en cuenta. La realidad es también que varios vecinos han enviado cartas-documento a la municipalidad. Quizá deberían intentar alguna otra vía judicial, porque debería existir alguna que defienda a los ciudadanos de a pié de los abusos de poder. La forma de actuar de Villalba ha sido siempre la misma. El municipio de Río Colorado es un caos en las cuentas, entre otras cosas, y no tiene un presupuesto aprobado desde hace muchos años. Es más grave aún si la noticia siguiente que publica el diario citado es aquella en que el aludido Villalba aparece como vicepresidente del radicalismo provincial, con Saiz a su derecha y Mendioroz del otro lado lado. Esto señalaría una influencia de Villalba en las decisiones de gobierno a nivel provincial. En general, cuando se dan esos casos, la influencia se gana por gestiones exitosas en los ámbitos locales. En el caso de Villalba, no hay gestión más desastrosa en todo el marco de la provincia. Por eso el título, que recuerda las palabras que expresara Cicerón en el Senado romano, cansado de los desastres de Catalina se preguntó retóricamente: “¿Hasta cuándo, Catalina, vas a abusar de nuestra paciencia?”. Para finalizar esta Catilinaria hodierna, debemos decir que no existen obras menores, aunque Villalba piense otra cosa, porque los fondos públicos nunca son fondos propios, antes bien, son fondos del pueblo que aporta. Víctor Tomaselli DNI 11.913.974 Río Colorado

Víctor Tomaselli DNI 11.913.974 Río Colorado


Comentarios


“Catilinaria”