Cautela de los diputados ante el estudio





NEUQUEN .- Los vientos de reforma del Estado unieron a los diputados provinciales de la oposición -el oficialismo a ultranza no emitió opinión- pero con una coincidencia -ninguno conocía el documento de Acipan- y divergencias en cuanto a su instrumentación.

Desde el justicialismo, Amílcar Sánchez pidió una «adecuación -del sistema educativo- a los tiempos que se viven» con la consiguiente discusión de las leyes laborales para el sector, y dijo que «no les tengo miedo a las privatizaciones» porque «sirven o no sirven».

Aunque en ese punto coincidió con la exposición que el candidato del MPN a gobernador, Jorge Sobisch, hizo ante el empresariado, Manuel Gschwind -diputado provincial y militante de la fracción sobischista del partido provincial- dijo que el programa de esa fuerza es «jerarquizar las empresas y el personal del Estado para mejorar los servicios». Aseguró que cada reforma que se plantee en ese sector «será consensuada con los empleados estatales» si el MPN llega al gobierno.

En el extremo opuesto, el legislador por el Frepaso Raúl Radonich dijo desconocer el documento, pero consideró que la discusión sobre los sueldos se relaciona con el sistema de remuneraciones «que debe administrarse con equidad». El diputado Marcelo Berenguer, del oficialismo, se excusó de opinar sobre la cuestión.

«Como el sector privado»

El Estado debe comportarse «como el resto de la sociedad y la economía privada», dijo Heber Tappatá, en referencia al sistema educativo provincial que «es bueno pero uno de los más caros del país».

El economista, que junto a Rosana Castro y Anahí Tappatá integró el equipo redactor del documento presentado por Acipan, aseguró que «el peor empleo es el que no existe» y en consecuencia es necesario evitar que «la expansión desmesurada del gasto erosione la base imponible» de la economía provincial.

El equipo de economistas subrayó la coincidencia entre su diagnóstico y el presentado por Jorge Sobisch en Acipan el martes pasado, específicamente en lo relativo a las estadísticas y al gerenciamiento del sector público. En relación a la cuestión educativa, Tappatá reiteró que «la sociedad es rehén de una paritaria virtual» y opinó que la introducción de premios por productividad, capacitación y control de gestión «no necesariamente es precarizar el empleo» tal como cuestionan los gremios del Estado.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cautela de los diputados ante el estudio