Cerró la planta de faena de la colonia Nueva Esperanza

El sitio de faena prestaba un servicio esencial a unos 50 productores de cerdo de la colonia. Era una concesión que había dejado la gestión de Horacio Quiroga.




El Deliberante votó el rechazo de la propuesta de las factorías por amplia mayoría. Foto archivo.

El Deliberante votó el rechazo de la propuesta de las factorías por amplia mayoría. Foto archivo.

La planta de faena de la colonia rural Nueva Esperanza otra vez está cerrada, según informaron los productores de porcinos que tienen sus emprendimientos en la zona norte de la ciudad de Neuquén.

Las instalaciones dependen de la municipalidad de Neuquén y habían sido otorgadas en concesión, hace menos de un año, a un comerciante local que posee locales de venta de carne.

Un productor de la zona de la meseta informó que el matadero debió abrir sus puertas luego de una serie de refacciones que la concesionaria había previsto desde el 1 al 20 de este mes.

Se indicó que el encargado de la planta le había indicado a los productores porcinos que llevaban sus cerdos para faenar que iban a cerrar hasta el 20 y que luego reanudarían la atención.

En el barrio viven unas 2.000 familias en las 824 hectáreas que tiene de extensión y está a la vera de la Autovía Norte que es el soporte vial de la industria petrolera.

En la década del 90 cuando se impuso una barrera sanitaria que impidió el paso de vacunos en pie del norte del río Colorado, se proyectó la planta de faena para impedir que los cerdos comieran del basural y que se contagiaran de triquinosis. La muncipalidad hizo la inversión y se programó una asistencia de alimento balanceado al sector.

Los productores contaron que desde diciembre del año pasado no se estaban faenando animales pesados porque la planta requería la instalación de un aparejo que sostuviera entre 80 y 200 kilos.

El problema del cierre del matadero es que unos 50 productores porcinos deben buscar una salida a su producto y no hay oferta de plantas en las cercanías, salvo en Plottier pero es privada. Para llegar al circuito formal de comercialización las reses deben tener un sello que garantice que la faena se realizó en un sitio habilitado por organismos bromatológicos y sanitarios.

La concesión de la planta de faena se realizó a fines de 2018 y, en ese momento, la municipalidad informó que se hacía por un año. El plazo se venció y la gestión de Horacio Quiroga llegó a su fin.

La reapertura de la planta buscaba dar servicio a un centenar de crianceros de Plottier, Centenario y Senillosa que tienen el mismo problema.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Cerró la planta de faena de la colonia Nueva Esperanza