Cipolletti pone a prueba la fortaleza de Maipú

El local lleva un invicto de 55 partidos en casa.



#

Siesta, merienda y videos, el programa "tranqui" del Albinegro. Mingo tiene los once.

MAIPÚ (Sebastián Busader, enviado especial).- En este distrito apacible que de dos a cinco de la tarde descansa, se piensa mucho más en lo bien que cayó la lluvia, después de meses de sequía, que si juega un tal Orlando Porra en Cipolletti. Aquí Deportivo Maipú pondrá en juego durante esta tarde-noche (larga 20:30) un invicto de 55 partidos en su cancha contra un Albinegro que, como contrapartida, ostenta una buena faena afuera de casa.

En esta ciudad mendocina los corazones futboleros están divididos y no laten con demasiada fuerza. Por eso para esta tarde los dirigentes no esperan mucho más de 2.000 personas. Cipolletti se sentirá como en casa, por el número de espectadores y por las dimensiones de la cancha, muy similares a las de La Visera.

¿Qué se puede esperar para este choque? Una suerte de partido de ajedrez en los primeros 15-20 minutos, embates locales en el despertar, juego rápido por la lluvia que está pronosticada, nervios de sobra y a un Cipolletti agazapado, esperando para dar el zarpazo. Mientras sus muchachos meriendan, en un silencio que sólo se interrumpe en el crujir de las tostadas, Domingo Perilli es claro como el agua que cae como una bendición para esta zona: “Sería una locura cambiar lo que venimos haciendo de visitante. Fijate que de los ocho partidos que jugamos, perdimos sólo uno, cuando ya estábamos clasificados, y sólo nos hicieron dos goles”. Mingo sí tomará recaudos en lo que se considera la mayor virtud del Cruzado mendocino: la pelota parada.

“Nosotros hicimos de esta forma el 80 por ciento de los goles. ¿Cómo nos puede dañar Cipolletti? De muchas maneras, porque es un equipo que viene trabajando hace cuatro años. Pero la verdad, es un alivio que no juegue (Oscar) Padua”, dice Luis Sperdutti, el ayudante de campo de su hermano Carlos, montado en un tractorcito de esos que cortan el césped.

Perilli coincide en que al Loco “no se lo reemplaza así nomás”, pero desde su punto de vista Mario Ávila y Hugo Prieto harán “una gran dupla”. Es más, el DT ya le hizo saber a los directivos que el cordobés “es el futbolista con mayor proyección del club”.

Julio Ibáñez sustituirá a Porra, que para el cuerpo técnico “no valía la pena arriesgar” y Marcos Carrasco lo hará por Larenas.

En Maipú las cosas no andan muy bien. Perdió en el debut del pentagonal ante Central Córdoba, Guillermo Tambussi vio la roja, va poca gente a la cancha y hay muchas posibilidades de que el cuerpo técnico deje de serlo a la brevedad. “Después de este partido vamos a ver…”, dice el Sperdutti que es AC y canchero.


Comentarios


Cipolletti pone a prueba la fortaleza de Maipú