Congelamiento: las planillas de Neuquén con dudas

Neuquén se debate entre acordar con las medidas de alivio para los bolsillos de los argentinos, pero no quieren ser los malos de la película que reclaman contra el congelamiento.



Desde el gobierno neuquino ensayan una dualidad: acuerdan con las medidas de alivio para los bolsillos de los argentinos, pero no quieren ser los únicos depositarios de los costos de una medida de impacto popular. Así lo plantearon con claridad en la discusión petrolera por el congelamiento de los combustibles y más tímidamente respecto de las otras medidas también con peso fiscal para las arcas provinciales.

Sin embargo el cálculo extraoficial habla de 2350 millones de pesos para los tres meses.

En la demanda presentada en la Corte Suprema contra el Estado nacional, desde el Ejecutivo calcularon pérdidas por regalías en 1.830 millones de pesos.

La estimación surge porque el congelamiento de los combustibles, vía DNU por 90 días, ataca las dos variables centrales del precio del crudo al crear un tipo de cambio artificial, congelado en $45,19, y un techo para el valor del barril en 59 dólares.

Además se deben anotar las retenciones que se extienden hasta 2020. En definitiva, a niveles actuales, el barril de crudo en el país no cotiza a más de 43 dólares con la medida de Presidencia, uno 15 dólares menos que su referencia internacional.

La medida no es retroactiva por lo que el gobierno busca destrabar, con un sendero de precios creciente, el cepo aplicado. Incluso tiene margen de negociación porque pudo conseguir que el DNU salga después de la fecha de liquidación de regalías que es cada 15 de mes con el tipo de cambio oficial del día anterior (este mes fue de 62,3 pesos por dólar).

En números

$ 1830
millones son las pérdidas totales por regalías para las cuentas neuquinas según el cálculo oficial.

Respecto del impacto que tendrán el resto de las medidas lanzadas por Nación, desde el gobierno provincial aseguran que no pueden estimarlas hasta que estén plenamente en funcionamiento. “Hay que esperar porque si el bono, la quita en Impuestos a las Ganancias o el IVA mejoran el consumo, eso puede repercutir en Ingresos Brutos. Entonces lo que se pierde por coparticipación, se recupera por recaudación propia”, indicó una calificada fuente gubernamental.

En la reunión del martes, el gobierno nacional distribuyó un cálculo propio donde se plantearon dos escenarios: por un lado el impacto fiscal nominal por provincia y por otro una compensación ajustada al esperado crecimiento del consumo interno. La diferencia parece poco significativa, pero cuando se analiza la columna real, el número sorprende: 520 millones es la pérdida para Neuquén por coparticipación.


Comentarios


Congelamiento: las planillas de Neuquén con dudas