Consejos para conducir con nieve, hielo o lluvia

A la hora de aconsejar se repite una constante: el buen estado del vehículo es la primera materia a aprobar.



#

La lluvia entorpece la visión y complica el manejo.

Circular con un vehículo cuando las condiciones climáticas son adversas potencia los riesgos y obliga a tomar mayores precauciones. El comportamiento del auto ya no es el mismo que cuando el piso está seco, y a eso se suma que no todos los conductores toman conciencia de las nuevas dificultades que se presentan.

Un alto porcentaje de los accidentes que se registran en días con clima complicado tienen que ver con el estado en que se encuentran los vehículos. Lluvia, niebla o nieve exigen, en primer lugar, tenerlo en perfectas condiciones. Neumáticos, frenos, limpiaparabrisas, luces y desempañadores tienen un papel fundamental a la hora de circular. Es que si las cubiertas no tienen el dibujo adecuado no pueden transmitir la potencia del motor o responder al momento de aplicar los frenos. Tampoco podrán despedir el agua que se junte en las rutas, llevando a que el vehículo termine haciendo “aquaplaning”, es decir que virtualmente viaje “planeando” sobre el asfalto, sin posibilidades de ser controlado por su conductor.

Con la lluvia, la visibilidad se reduce notablemente y los frenos se mojan, lo que hace que aumenten significativamente las distancias de frenado, llegando incluso a duplicarse.

Los expertos dicen que se deben extremar las precauciones en los primeros minutos de tormenta, por la imprevisibilidad del terreno y debido a la mezcla de viento, polvo, agua y residuos que se registra en el ambiente y que forma una especie de barro sobre la carretera que puede ser muy resbaladizo.

Niebla y estrés

La niebla es uno de los fenómenos meteorológicos más imprevisibles y, según los expertos, uno de los que más estrés puede generarle al conductor, ya que podemos llegar a encontrarnos prácticamente con visibilidad nula. Y no hay nada más incómodo que conducir sin visibilidad

Por eso es conveniente repasar periódicamente las escobillas limpiaparabrisas, que deben estar limpias, ya que las gotas de agua que forma la niebla requieren su uso, y si están sucias, al menos en los primeros momentos será peor el remedio que la enfermedad.

También se debe comprobar que todas las luces del coche funcionen correctamente: en la niebla es tan importante o más que nos vean, que ver. Y el sistema de climatización para que podamos usarlo para combatir el vaho que se forme en el interior

La presencia de hielo o nieve en la calzada disminuye de forma muy importante la adherencia de los neumáticos. Al circular, debemos tener especial cuidado por las zonas sombrías, puentes y proximidades de arroyos en las que será más fácil encontrar hielo, sobre todo si la temperatura es inferior a los cero grados, especialmente durante la noche y las primeras horas del día.

Y frente a todas las adversidades climáticas, fundamentalmente es bueno desconfiar de la falsa sensación de seguridad que implica conocer la ruta por la que circulamos, ya que lo contrario puede jugarnos en contra.

El barro también

tiene sus secretos

El barro tiene una presencia constante en los caminos de la región. Y el manejo de un vehículo en esas condiciones requiere, principalmente, de calma para no terminar encajados al costado del camino. La circulación debe ser lenta, ya que minimiza el riesgo de deslizamiento del vehículo y a la hora de frenar es fundamental hacerlo utilizando los cambios de marcha.

Algunos conductores prefieren la tracción delantera, porque el peso del motor recae sobre ella y facilita el movimiento en estas condiciones. Pero si el vehículo es de tracción trasera es conveniente cargar el baúl con suficiente peso, para que el eje trasero responda adecuadamente.

La niebla es uno de los fenómenos meteorológicos más imprevisibles y, según los expertos, uno de los que más estrés puede generarle al conductor.

www.motorpasion.com;

www.autopista.es;

www.automovilclub.cl;

www.parabrisas.perfil.com;

www.mundoseguro.com

www.circulaseguro.com

www.luchemos.org.ar

Datos

La niebla es uno de los fenómenos meteorológicos más imprevisibles y, según los expertos, uno de los que más estrés puede generarle al conductor.
www.motorpasion.com;
www.autopista.es;
www.automovilclub.cl;
www.parabrisas.perfil.com;
www.mundoseguro.com
www.circulaseguro.com
www.luchemos.org.ar

Comentarios


Consejos para conducir con nieve, hielo o lluvia